Programa de Gobierno en Igualdad

íNDICE: 1. INTRODUCCIÓN – 2. MUJER Y POLíTICA INSTITUCIONAL – 3. PARTICIPACIÓN – 4. PROPUESTAS – 5. MUJER Y SALUD – 6. MUJER Y EMPLEO – 7. MUJER Y SERVICIOS SOCIALES – 8. MUJER Y CIUDAD – 8.1. Movilidad y accesibilidad – 8.2. Urbanismo – 8.3. Vivienda – 9. MUJER Y MEDIOS DE COMUNICACIÓN – 9.1. Acciones concretas – 9.2. Recursos

1. INTRODUCCIÓN

En nuestra historia reciente, el papel de las mujeres, el representado y el que tenemos que desarrollar, a partir de ahora, ha sido un debate frecuente, amplio, lleno de interrogantes, pleno de ilusiones, de avance, de dudas. Este debate ha ido calando en el entramado social de tal forma que, inevitablemente, ha sido recogido por las distintas instituciones como una realidad a la que dar respuesta.

Nuestro objetivo central es acabar con las desigualdades sociales, territoriales y de género, es decir, acabar con la visión masculina del poder; con la invisibilidad y la marginación de las mujeres en la vida cotidiana, en la calle, en el trabajo, que las hace objetivos de violencia en los conflictos armados y que requiere, por tanto, una acción global.

Tenemos que avanzar hacia un nuevo modelo alternativo de igualdad, que signifique que sin el protagonismo en lo social, polí­tico, económico y cultural de las mujeres no se dará la democracia plena y el modelo social masculino no podrá atender las necesidades de cambio que exige el futuro.

Desde el compromiso de Izquierda Unida con la igualdad real entre mujeres y hombres, desde un discurso y una práctica diferente, vamos a impulsar y desarrollar nuestro programa, así­ como todas las iniciativas que vayan en este sentido.

2. MUJER Y POLíTICA INSTITUCIONAL

Elaboraremos y, sobre todo, llevaremos a cabo, polí­ticas de igualdad, concretadas en un Plan de Igualdad de oportunidades para las mujeres en el municipio de Dos Hermanas, con presupuesto propio y con el compromiso transversal de todas las concejalí­as.

Este Plan de Igualdad local y transversal abordará la participación y la presencia de las mujeres en el diseño de la polí­tica municipal: Mujer, Educación, Cultura, Urbanismo y modelo de ciudad, Deportes, Juventud, Seguridad, Empleo, Servicios Sociales, etc…, e incluirá un estudio sociológico de campo, barrio a barrio, que permita el fomento de acciones que favorezcan la plena incorporación social, polí­tica y económica de las mujeres.

3. PARTICIPACIÓN

Mantenemos la necesidad de potenciar y ampliar las capacidades de la Concejalí­a de la Mujer, con tres lí­neas de actuación primordiales:

1.- Garantizar que el resto de Concejalí­as ejecute las polí­ticas de igualdad y acción positiva diseñadas.

2.- Desarrollar programas de actuación especí­ficos, destinados a concienciar y fomentar la participación de la mujer en su propia emancipación.

3.- Realizar una investigación y estudio constantes sobre la realidad de la población femenina en el municipio.

4. PROPUESTAS

Las polí­ticas de igualdad, los Planes y las instituciones especí­ficas, aún teniendo deficiencias y dificultades, sobre todo por la falta presupuestaria y las escasas competencias, son la única contribución en positivo para la superación de las discriminaciones y obstáculos que las mujeres tienen para la consecución de sus derechos de ciudadaní­a.

Izquierda Unida, comprometida con la igualdad y la democracia, va a potenciar las siguientes medidas concretas:

* Modificación y reestructuración del Centro de Información a la Mujer, transformándolo en un centro real de información y asesoramiento integral a las mujeres.

* Apoyo al desarrollo y funcionamiento del asociacionismo de mujeres.

* Destinar, como prioritario, el 5% del presupuesto municipal para polí­ticas dirigidas a la mujer y a la igualdad de oportunidades (actualmente, en torno a los 3 millones de euros, unos 500 millones de pesetas), a la Oficina de Defensa de la Mujer, al Consejo Local de la Mujer y a la Casa de Acogida a mujeres maltratadas.

* Potenciación de la figura de agentes de igualdad de oportunidades en el Ayuntamiento.

* Incremento de la eficacia del Servicio de información y asesoramiento para todos los casos de vulneración del principio de igualdad entre sexos, así­ como seguimiento jurí­dico personalizado de los casos.

* Personación del ayuntamiento en aquellas causas judiciales relacionadas con malos tratos a mujeres maltratadas.

5. MUJER Y SALUD

La mujer se está enfrentado a numerosos problemas de autoafirmación: la culpabilización, el cambio de roles, el conflicto de valores: esto se debe a la ausencia de nuevos papeles, a la desvalorización de muchas de sus funciones y a que se tiene que dividir entre sus «obligaciones» familiares, extradomésticas y socioprofesionales. La fisiologí­a diferenciada, exige ser tratada de modo especí­fico.

Debemos conseguir que el sistema sanitario público recoja la atención especí­fica e integral de la mujer. El Centro de Planificación Familiar tiene que ser un servicio cercano a la mujer, y que le dé garantí­as, confianza y, sobre todo, que no sea complicado su acceso (evitar tener que pasar por varias consultas, realizar las pruebas necesarias en distintos sitios, etc…).

Este servicio tiene que desarrollarse en un espacio único y a cargo de profesionales que abarquen todos los campo, ciñéndose sus funciones al ámbito estrictamente sanitario. Se hace totalmente necesaria una serie de actuaciones en este sentido:

* Promover la asistencia preventiva sobre la salud de las mujeres.

* Desarrollar programas para la educación y atención a la salud de las mujeres desde los puntos de vista biológico, psicológico y sociológico.

* Desarrollar programas de información y prevención de cáncer genital y mamario.

* Normalizar la planificación familiar con la atención y extensión de cobertura sanitaria en materia de salud reproductiva que sea realmente eficaz y tenga en cuenta que cuando una pareja desee evitar la concepción, las responsabilidades anticonceptivas deben aplicarse igualmente a ambos.

* Desarrollar programas de educación sexual para mujeres jóvenes, con especial atención a la prevención de embarazos no deseados.

* Desarrollar programas especí­ficos de salud para mujeres de edad avanzada. Programas especí­ficos para mujeres maltratadas, prostituta, toxicómanas.

* Garantizar la práctica de la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) en todas las áreas de salud.

* Garantizar la atención psicológica (tratamiento menopausia, postparto, etc…)

* Elaborar un atlas sobre la salud de las mujeres en la zona de Dos Hermanas, para analizar y conocer la situación especí­fica y general de las mujeres.

Un tratamiento especial requieren las mujeres ví­ctimas de malos tratos, abusos sexuales, violaciones, etc… Serí­a necesario establecer un servicio de 24 horas, a través de la puesta en funcionamiento de una Casa de Acogida, con el fin de que estas mujeres encuentren un equipo médico y un apoyo psicológico mí­nimo en cualquier momento, posibilitando una única revisión médica, que tenga validez frente a la justicia, para evitarles tener que pasar por repetidas pruebas en diferentes lugares, y para evitar también que las evidencias puedan alterarse de cara a la justicia. Desde el Ayuntamiento se presionará para que esta revisión adquiera la categorí­a de garantí­a total frente a los tribunales.

6. MUJER Y EMPLEO

Izquierda Unida propone un desarrollo económico sostenible con el medio ambiente y cuyo objetivo central sea responder a las necesidades sociales. Para ello es necesario modificar los indicadores económicos, como son:

* El trabajo doméstico

* La economí­a sumergida

* El voluntarismo femenino

En este sentido, planteamos que el PIB contemple estos indicadores económicos entre sus elementos estadí­sticos, a través de cuentas satélites.Se hace necesario favorecer el acceso al mercado laboral de las mujeres, evitando discriminaciones por razón de sexo. En lo concreto, proponemos:

* Guarderí­as para 0/3 años, con el objetivo de facilitar el acceso de la mujer al mercado laboral.

* Reducción del tiempo de trabajo para todos y todas: trabajar menos para trabajar todo el mundo y responsabilizarse del trabajo familiar colectivamente. Entre otras cosas, favorecer la reducción de la jornada laboral a 35 horas.

* Defender el principio fundamental de igual retribución para trabajo de igual valor.

* Incorporar a las mujeres jóvenes al mercado laboral, en igualdad de condiciones y propiciar su desarrollo personal y profesional.

* Formar profesionalmente a las trabajadoras, sobre todo reciclando a las que se incorporan después de un largo periodo de paro prolongado.

* Promover planes de formación, consensuados con los agentes sociales, asociaciones de mujeres, etc…, especí­ficos para cada segmento de población: mujeres jóvenes, paradas de larga duración, etc… Sobre todo, promover cursos para mujeres en búsqueda de empleo orientados hacia ramas con perspectivas laborales positivas. Potenciar campañas de sensibilización para dirigir a las mujeres hacia sectores laborales en los que existe escasa representación femenina.

* Reservar, con carácter general un porcentaje para mujeres en los cursos de formación con carácter general promovidos por entidades públicas.

* Creación de oficinas de información y asesoramiento en temas de formación y empleo, así­ como de acceso a subvenciones económicas.

* Formación y apoyos públicos, fiscales y financieros para cooperativas de mujeres y otras iniciativas de economí­a social (mujeres que opten por el autoempleo).

* Regular las formas paritarias de contratación funcionarial y laboral de competencia municipal.

* Intermediar e impulsar en programas de financiación preferente desde las Cajas de Ahorro de los programas de empresas y administraciones que primen la igualdad real de sexos.

* Luchar contra el acoso sexual. Garantizar una coordinación con los sindicatos para denunciar todas las situaciones de discriminación laboral por razón de sexo, creando así­ un espacio de solidaridad y opinión pública contrario a este tipo de abusos.

* Crear escuelas taller de mujeres y empresas de inserción laboral. Previo estudio de los nuevos yacimientos de empleo que se pueden desarrollar en nuestra comunidad: medio ambiente, trabajo social, etc…

* Garantizar, en el Ayuntamiento la presencia de mujeres en cargos directivos, mediante fórmulas de acción positiva si fuera necesario.

7. MUJER Y SERVICIOS SOCIALES

Todos los datos indican un crecimiento alarmante de la marginación y la pobreza de las mujeres. Desde la reforma del mercado laboral, el mayor porcentaje de contratos basura afecta a las mujeres en mayor porcentaje que a los hombres.

Luchar contra la feminización de la pobreza en nuestro municipio exige de programas especí­ficos que den respuesta a problemáticas concretas, especialmente provocadas por situaciones de abandono, separación y muerte del cónyuge, y que suelen conllevar la presencia de cargas familiares no compartidas.

Estos programas, contemplarán:

* Asesoramiento jurí­dico

* Apoyo psicológico

* Ayuda a domicilio

* Tramitación de ayudas

* Formación para el empleo

El lugar idóneo a partir del cual desarrollar esta labor tan importante es el Centro de información municipal a la mujer.

Desde Izquierda Unida defendemos unos valores basados en el trí­o «Rojo-Verde-Violeta», como elementos de transformación social. Así­, tenemos que incorporar de manera adecuada estos valores en la acción social para garantizar ese cambio.

En la acción concreta, los y las profesionales del Trabajo Social desempeñan un papel fundamental. En general la mayorí­a de las personas demandantes de servicios sociales son mujeres. Por ello hay que garantizar:

* Una formación especí­fica para los y las profesionales a la acción social sobre las causas de la situación de muchas mujeres. El trabajo social tiene que adaptarse a las nuevas realidades, superando respuestas tradicionales y ayudando al avance social. Es necesario un cambio «conceptual» de aquellos profesionales que tratan a las mujeres como madres, esposas o ciudadanas, recuperando el concepto de derecho de sujeto social.

* Campañas de igualdad de derechos y responsabilidades en el hogar y en el trabajo.

* Campañas polí­ticas asistenciales dirigidas a segmentos de la población tradicionalmente cuidados por las mujeres: potenciar la ayuda a domicilio y la teleayuda.

* Elaboración de programas integrales contra los malos tratos, implicando a todas las áreas municipales con competencias en este tema: servicios sociales, mujer, salud, policí­a local, etc… Insistir en la necesidad de que sea el maltratador o el violador quien abandone el domicilio conyugal, en todos los casos.

* Campañas de concienciación ciudadana sobre el tema de los abusos y malos tratos a mujeres. Desarrollo de modelos de educación no sexista que permita eliminar las prácticas de malos tratos.

* Puesta en marcha de servicios de proximidad, concreción de proyectos de Interacción entre las mujeres como forma de autoayuda contra el aislamiento y la baja autoestima.

* Servicio y recursos para mujeres con dificultad social:

* Mujeres jóvenes con hijos menores

* Mujeres con cargas familiares no compartidas

* Mujeres con dificultad de convivencia

* Mujeres con estados depresivos y de agotamiento vital

Estos servicios pueden concretarse:

* Escuela de madres

* Educadores de familia

* Vacaciones temporales

* Grupos de autoayuda

* Prestaciones económicas para atención a segundas personas

* Ayuda a domicilio

* Escuelas infantiles gratuitas

* Servicio de canguros

* Servicios y recursos para mujeres en situación de riesgo:

– Mujeres maltratadas

– Mujeres toxicómanas

– Mujeres con problemas de salud mental

– Mujeres en otros procesos de marginación

Estos servicios se pueden concretar:

* Casa de acogida durante las 24 horas del dí­a, dotada de personal adecuado, infraestructura material y atención gratuita. Sus servicios tendrí­an difusión a través de las Delegaciones de Mujer y de Servicios Sociales.

* Talleres de habilidades sociales

* Programas de seguimiento y acompañamiento

* Servicios de psicoterapia adecuados

* Acogimientos familiares temporales para niños, enfermos, ancianos, etc…

8. MUJER Y CIUDAD

La ciudad no puede contemplarse desde el modelo masculino, las mujeres no pueden seguir adaptándose a un patrón que las extraña, excluye, dificulta y confina. Si el modelo urbano se atiene a la ciudad global, expresado en la escala incontrolable del gigantismo de los equipamientos, las grandes distancias, la gestión alejada, el trato no personalizado, las mujeres habremos perdido el lugar propio, sin haber logrado, ni querer, ponernos de pleno derecho en el lugar de los demás.

8.1. Movilidad y accesibilidad

Al conjugarse el transporte femenino, encontramos un gradiente de restricciones en función de la edad, el nivel cultural, la situación laboral, el número de hijos… Transportarse, básicamente, está condicionado a las necesidades del entorno doméstico, esto es, la movilidad femenina se caracteriza por no ser autónoma.

El modo de desplazamiento de las mujeres se realiza mayoritariamente a pie (itinerarios de barrio) o en transporte público ( en distancias más o menos largas). Esto supone que tenemos que incorporar medidas que faciliten su desplazamiento (horarios, itinerarios, atención a movimientos de reposición-compra…) y la utilización de los espacios públicos, tanto de paso (espacios peatonalizados, reducción de barreras, regulación semafórica…) como de estancia (paseos, pequeñas zonas verdes…). Sin olvidar incorporar un factor fundamental como es la iluminación y la seguridad, como factor psicológico y real, para que las mujeres realmente hagan suya la calle. Se trata de eliminar barreras fí­sicas y psí­quicas.

Los centros monofuncionales, las grandes superficies chocan especialmente con las necesidades de las mujeres, en especial en lo que respecta a su capacidad de relación y acceso.

Efectivamente estos centros no son fácilmente accesibles, no favorecen la sociabilidad ya que son y se localizan en espacios anónimos, aí­slan colectivos y dificultan su accesibilidad, haciendo a las mujeres dependientes: tienen que ser llevadas.

Es preferible descender a escala y localizar estos centros cerca de los barrios y de los vecindarios facilitando la integración en el entorno.

8.2. Urbanismo

En nuestra propuesta sobre modelo de ciudad y polí­tica urbaní­stica ya hemos mencionado la reserva de suelo para dotaciones municipales que garanticen servicios esenciales en un Estado Social y democrático de derecho:

* Guarderí­as de 0 a 3 años, estableciendo polí­ticas de escolarización obligatoria a partir de 3 años.

* Residencias de ancianos

* Zonas verdes y de recreo

* Equipamiento deportivo

* Equipamiento cultural

8.3. Vivienda

Los hábitos residenciales se han modificado bastante, y este cambio afecta especialmente a las mujeres.

Frente a esquemas tradicionales: mujeres que por su mayor longevidad suponen un elevado porcentaje de residentes solitarias. Estas mujeres, ancianas principalmente, viven , en su mayorí­a en viviendas inadecuadas en tamaño, servicios, accesos, etc… que requieren de una intervención a la medida de sus demandas.

Junto a ello aparecen nuevas formas convivenciales, que son importantes ya en número, y que nos indican las tendencias futuras:

* Nuevas formas de convivencia

* Emancipación en solitario

* Núcleos monoparentales

* Divorciadas, viudas con hijos, madres solteras.

Se hace necesario crear los cauces oportunos para garantizar y posibilitar la independencia efectiva, cuando la mujer carezca de recursos suficientes incorporando la demanda especí­fica en las normas legales y promoviendo en las nuevas promociones medidas como:

* Modificación de baremos sociales para la adjudicación. Incorporar medidas de integración social.

* Ayudas con subvenciones al alquiler a mujeres con dificultades y riesgo social.

* Diseños adecuados: tamaño, distribución…

* Servicios compartidos: comedor, guarderí­a, lavanderí­a, zonas comunes de recreo, lugares de encuentro….

9. MUJER Y MEDIOS DE COMUNICACIÓN

El objetivo principal es concienciar e implicar a la sociedad en la lucha por conseguir unos medios de comunicación que transmitan una cultura igualitaria y democrática.

9.1. Acciones concretas

* Dar cobertura a proyectos y actuaciones relacionadas con la mujer.

* Propiciar acuerdos con los medios de comunicación locales privados para conseguir romper estereotipos y proyectar una imagen de la mujer acorde con la sociedad que queremos, evitando prácticas sexistas.

9.2. Recursos

La mayorí­a de las propuestas realizadas que suponen inversión económica pueden realizarse con los presupuestos municipales. El acceso a la petición de programas del Fondo Europeo, así­ como a los planes estatales, permiten completar la financiación.

Se hace necesario también establecer modificaciones legislativas, normativas municipales que ordenen y coloquen en situación de derecho determinadas prestaciones y servicios.