Programa de Gobierno en Economí­a

íNDICE: 1. INTRODUCCIÓN – 2. ACTUACIONES PARA FACILITAR EL ACCESO AL EMPLEO – 3. PROMOCIÓN DE LA ACTIVIDAD ECONÓMICA – 4. APOYO A LA ECONOMíA SOCIAL – 5. ADAPTACIÓN A LAS NUEVAS TECNOLOGíAS – 6. IGUALDAD DE OPORTUNIDADES Y LUCHA CONTRA LA EXCLUSIÓN – 7. PROMOCIÓN DE LA ECONOMíA SOLIDARIA – 8. POLíTICA DE APOYO A LOS PEQUEÑOS Y MEDIANOS COMERCIOS – 9. LA AMPLIACIÓN DEL POLíGONO LA ISLA

1. INTRODUCCIÓN

Si bien hace relativamente poco tiempo que los Ayuntamientos han empezado a trabajar en polí­ticas e iniciativas de desarrollo económico local y empleo, por no ser estrictamente competencia local, no es menos cierto que durante estos últimos años se ha apreciado un importante incremento en este tipo de polí­ticas, configurando desde los Ayuntamientos proyectos que han demostrado su eficacia y que se han convertido en un referente de calidad en los municipios.

Desarrollo local entendido no sólo como planificación urbana -¿qué suelo o actividades van a ocuparse de la actividad económica y la consiguiente generación de empleo?-, sino desarrollo local como garante de polí­ticas transversales que afectan a la igualdad de oportunidades, a la conciliación de la vida familiar y laboral, a la inserción social, a la participación …, en definitiva, a conseguir una mayor cohesión social.

Se trata de hacer ciudades más justas, democráticas, seguras, solidarias y libres.

En el desarrollo local sostenible de Dos Hermanas no sólo es necesario la adopción de estrategias para la creación de empleo, sino que también son necesarias la adopción de medidas para la implantación del espí­ritu emprendedor, para favorecer el acceso al empleo y la adaptación al mercado de trabajo cambiante y, como no, la lucha contra la discriminación, la exclusión social y el fomento de la economí­a social.

2. ACTUACIONES PARA FACILITAR EL ACCESO AL EMPLEO

En un mundo de constantes e importantes cambios todos nuestros esfuerzos y estrategias deben ir dirigidas a asegurar que los trabajadores y trabajadoras dispongan de los mecanismos y habilidades necesarias para acceder a las oportunidades de empleo. La formación, los planes de empleo, la inversión pública…. forman parte de estas estrategias.

– Descentralización de parte de las polí­ticas de formación ocupacional hacia los municipios, dentro de planes de actuación a nivel comarcal, provincial y/o autonómico.

– Priorización de los grupos de personas con mayores dificultades en el acceso al empleo (personas con discapacidad, jóvenes, mayores de 45 años, desempleados y desempleadas de larga duración, inmigrantes, etc) en todas las polí­ticas activas de empleo, incluyendo ayudas a la contratación.

– Reequilibrio territorial en las inversiones productivas y en las polí­ticas activas de empleo: más inversión en los municipios con menor renta y mayores necesidades sociales.

– Puesta en marcha de un verdadero Plan de Empleo Local, y no sólo como ayuda para el subsidio, incluyendo todos los servicios necesarios para la inserción de las personas desempleadas, desde la formación hasta la mediación para la inserción laboral, pasando por la orientación profesional, en polí­ticas concertadas con la Comunidad Autónoma y con recursos suficientes.

– Puesta en marcha de polí­ticas que combinen la práctica laboral con la formación profesional en los ámbitos de mayor potencial de creación de empleo a nivel local.

– Eliminación de la figura de la concurrencia «competitiva» para los proyectos de las Administraciones Locales en materia de empleo y desarrollo local. Los recursos deben distribuirse según criterios objetivos (población, renta, desempleo, etc.) y siempre destinando la mayor parte hacia los territorios y poblaciones con mayores necesidades, no por competición entre Administraciones.

– Reconocimiento de la jornada de 35 horas sin reducción de salario.

– Fomentar el pequeño comercio local como forma de mantener la cohesión social, defendiendo este modelo frente al de las grandes superficies comerciales.

3. PROMOCIÓN DE LA ACTIVIDAD ECONÓMICA

Hay que potenciar el espí­ritu innovador y las iniciativas económicas que permitan la creación de empleo estable y de calidad mediante las siguientes acciones:

– Apoyo a la creación de iniciativas empresariales que respeten un desarrollo equilibrado y sostenible desde el punto de vista medioambiental y social.

– Planes de apoyo al empresariado autónomo y a las microempresas, promoviendo su integración en el marco de relaciones laborales, así­ como la colaboración entre ellos.

– Planes de apoyo a la exportación.

– Plan de apoyo financiero a personas emprendedoras, mediante acuerdos con entidades financieras, para el acceso a lí­neas de microcréditos y avales.

4. APOYO A LA ECONOMíA SOCIAL

Desde Izquierda Unida estableceremos polí­ticas de apoyo y fomento de las iniciativas de economí­a social, como mecanismo de actividad empresarial solidaria y de participación de los trabajadores y trabajadoras en la empresa. Para ello, pondremos en marcha las siguientes medidas:

– Apoyo técnico para la constitución de empresas de economí­a social.

– Subvenciones al inicio de la actividad.

– Valoración en los pliegos de condiciones de los contratos públicos municipales.

– Formación y concienciación para el fomento de estas empresas entre los desempleados, como método para la participación de los trabajadores y trabajadoras en la gestión empresarial.

5. ADAPTACIÓN A LAS NUEVAS TECNOLOGíAS

El alto grado de tecnificación y los rápidos cambios a los que está sometida nuestra sociedad hace necesario desarrollar nuevas formas de adaptabilidad que garanticen el empleo. Por todo ello, Izquierda Unida propone:

– Fomentar la cooperación empresarial local como método eficaz de adaptación al cambio.

– Mejorar los sistemas de formación continua a nivel local para permitir la mejora de la cualificación de los trabajadores y trabajadoras, especialmente de las pequeñas y medianas empresas más vulnerables a los cambios constantes de la economí­a global.

– Fomentar la introducción de las nuevas tecnologí­as de la información en el tejido local.

– Fomentar la introducción de las energí­as sostenibles.

– Apoyo a la demostración y difusión de experiencias innovadoras.

– Promoción de sistemas de calidad.

6. IGUALDAD DE OPORTUNIDADES Y LUCHA CONTRA LA EXCLUSIÓN

Debemos garantizar que ningún colectivo quede fuera del acceso al mundo laboral y por tanto debemos aportar las medidas necesarias para garantizar que todos los colectivos tengan las mismas oportunidades de acceso, así­ como las mismas condiciones de trato una vez dentro. Proponemos, para Dos Hermanas, las siguientes medidas:

– Promoción de actuaciones que tengan como objetivo favorecer la contratación de mujeres en puestos y ocupaciones donde se encuentren subrepresentadas, y en las que la actualidad se observa una falta de mano de obra significativa (oportunidad de empleo).

– Fomento de la formación como un instrumento para conseguir la completa igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres y como uno de los procedimientos más efectivos para la superación de la segregación vertical y horizontal. Se favorecerá el acceso de las mujeres a cursos de formación para que de esté modo puedan tener mayores oportunidades a la hora de encontrar un empleo y una vez encontrado poder promocionarse en el mismo.

– Con el fin de potenciar la eliminación de la discriminación en las plantillas empresariales, incluir en los pliegos de condiciones para la contratación una cuota mí­nima de mujeres, personas con discapacidad,»¦

– Apoyo a iniciativas privadas y de autoempleo, que generen trabajo para las mujeres.

– Campañas de difusión entre los trabajadores y trabajadoras locales de las medidas de conciliación de la vida personal y laboral (por ejemplo: permisos, excedencias para cuidado de personas,»¦).

– Fomento y transferencia entre el empresariado local de Buenas Prácticas en materia de conciliación de la vida personal y laboral, concienciándoles de que la implantación de estas no va a suponer un menoscabo para la productividad, ya que, por ejemplo, estando abiertos a la introducción de cambios organizativos y tecnológicos en sus empresas se podrí­an generar nuevos modelos de gestión del tiempo de trabajo, que redundarí­an tanto en el bienestar de los trabajadores y trabajadoras como en la productividad.

– Actuaciones encaminadas a fomentar la incorporación de las mujeres en el mercado laboral (coeducación, formación, campañas de eliminación de estereotipos»¦).

– Velar por el Principio de Igualdad de retribución por trabajos de igual valor.

– Favorecer una polí­tica de atención a la dependencia: mayores facilidades para la obtención de plazas en guarderí­as infantiles (tanto para padres y madres trabajadoras, como para buscadores de empleo), fomento de las escuelas infantiles en los centros de trabajo, fomento de la ayuda domiciliaria a mayores»¦

– Velar por el cumplimiento de los cupos de inserción de personas con discapacidad tanto en las empresas locales como en las administraciones públicas.

– Campañas de sensibilización empresarial.

– Apoyo a la creación de Centros Especiales de Empleo.

– Apoyo a la creación de Empresas de Inserción (aquellas que intervienen en el mercado -al igual que cualquier otra empresa- con el objetivo fundamental de contribuir a la integración social de las personas en riesgo de exclusión social a través del empleo).

– Fomentar el acceso al mercado laboral de las personas excluidas o en riesgo de exclusión social, a través de itinerarios de inserción integrales.

– Asegurar que los sistemas de protección social permitan a toda persona percibir suficientes ingresos para vivir de manera digna.

– Utilizar un enfoque integral en los programas destinados a personas en riesgo de exclusión social, es decir, no sólo tocar el tema del empleo, sino también el de la vivienda, educación, la salud, etc.

– Fomentar el acceso a la formación especí­fica entre la población inmigrante.

– Informar a la población inmigrante sobre los canales existentes de búsqueda de empleo, a través de itinerarios de formación y empleo personalizados.

– Elaborar programas especí­ficos para inmigrantes, incluyendo aspectos como el conocimiento del idioma e incidiendo en la integración social.

7. PROMOCIÓN DE LA ECONOMíA SOLIDARIA

La consideración de la participación ciudadana como un requisito imprescindible para consolidar la democracia, como complemento necesario de la democracia representativa, no finaliza con los instrumentos participativos que se puedan desarrollar desde los Ayuntamientos.

La participación ciudadana que defiende Izquierda Unida parte de la convicción de que únicamente con una ciudadaní­a que actúa cotidianamente de manera responsable en las diferentes facetas de su vida podremos conseguir las transformaciones sociales necesarias para conseguir ciudades más humanas, más solidarias, más equitativas, más respetuosas con el medio ambiente y más respetuosas con las diferencias.

Una de esas facetas de nuestras vidas que más inciden en la forma en la que nos relacionamos, en la forma de repartirse la riqueza, en las condiciones laborales, en las capacidades económicas, se refiere a aquellas decisiones económicas que nos llevan a invertir nuestro dinero, a pedir préstamos, a consumir determinados productos, a elegir un trabajo u otro, a buscar la información en uno u otro lugar.

Frente a la extensión interesada de la idea de que la democracia consiste en participar en los procesos electorales depositando nuestro voto, Izquierda Unida defiende que la ciudadaní­a tiene mucho que decir en el dí­a a dí­a de Dos Hermanas. No es cierta la sensación de que la ciudadaní­a no pueda hacer nada para cambiar lo que nos parece negativo en nuestras sociedades.

Además de la exigencia a los poderes públicos, los ciudadanos y las ciudadanas podemos incidir en el fenómeno de la inmigración, en las relaciones de explotación laboral, en el freno al deterioro del medio ambiente, etc.

Por todo ello, Izquierda Unida, desde Dos Hermanas, promoverá las experiencias ciudadanas y los proyectos que promueven que las decisiones económicas de la ciudadaní­a se hagan con criterios de responsabilidad, ética y solidaridad. De esta manera se promoverán aquellas actividades y experiencias englobadas en la idea de la economí­a solidaria o popular tales como:

– Actividades de promoción del comercio justo, entendiendo por tal aquél que comercializa con respeto de las condiciones de los trabajadores y trabajadoras, del medio ambiente y de la igualdad de género. En este sentido, los productos que se consuman o vendan en las dependencias municipales se seleccionarán dando preferencia a los elaborados con criterios de comercio justo.

– Actividades que promuevan el consumo responsable, entendiendo por tal aquel consumo ciudadano que tiene en cuenta el impacto de los productos consumidos en el medio ambiente, así­ como el comportamiento social y laboral de las empresas que fabrican y distribuyen los productos.

– El desarrollo de experiencias laborales y empresariales de autoempleo colectivo y democrático, vinculado a las necesidades y oportunidades de nuestra ciudad. En este sentido se promoverá el conocimiento de las cooperativas de trabajo y sociedades laborales, así­ como la consolidación de las mismas.

– En Dos Hermanas se promocionará la producción y consumo de productos naturales ecológicos, elaborados sin productos quí­micos contaminantes. Es decir, se promoverá la agricultura ecológica y de proximidad.

– Se promoverá la utilización por el Ayuntamiento de Dos Hermanas del software libre, con lo que se consigue simultáneamente una reducción de los gastos municipales y una promoción de las formas de compartir y difundir información.

– Se difundirá el conocimiento de los instrumentos ciudadanos de financiación ética, entendiendo por tal aquellas experiencias de financiación y ahorro que actúan con criterios de transparencia, de democracia en su funcionamiento interno, de ausencia de ánimo de lucro, de ética en las inversiones y en la utilización del dinero ajeno, de promoción de la economí­a social y de respeto al medio ambiente.

– Se promocionará el conocimiento de las experiencias ciudadanas que elaboran instrumentos de información alternativa, entendiendo por tal aquélla que no está vinculada a intereses económicos ni a administraciones públicas.

8. POLíTICA DE APOYO A LOS PEQUEÑOS Y MEDIANOS COMERCIOS

La actual polí­tica del equipo de gobierno socialista ha generado gran malestar entre los pequeños comerciantes de nuestra ciudad, mayoritariamente organizados en torno a la Federación Nazarena de Comerciantes. La implantación progresiva de grandes superficies, la mayorí­a de ellas ubicadas en lugares alejados del centro urbano y con mejores condiciones de accesibilidad y estacionamiento, ha conseguido efectos nefastos para nuestro comercio tradicional y ha impedido la eficacia de apuestas como el Centro Comercial Abierto, concebidas para impulsar la actividad comercial y la modernización de las tiendas de Dos Hermanas.

Desde Izquierda Unida consideramos que esta polí­tica de palo y zanahoria tiene que erradicarse. Las estadí­sticas existentes en la materia ponen en evidencia que cada vez que se instala una gran superficie, se destruye empleo de calidad y se crea empleo precario y con menos derechos. Y no sólo eso: un supermercado, además de cerrar panaderí­as, pescaderí­as, carnicerí­as y fruterí­as de barrio, está generando beneficios empresariales que salen de la ciudad. Y aún más: cuando se construye un centro comercial, cerca de las grandes ví­as de comunicación por carretera, con cientos de plazas de aparcamiento y todas las comodidades precisas para acceder directamente desde el coche hasta el producto que se compra, estamos provocando el cierre de tiendas que no pueden competir en condiciones de igualdad con esos centros comerciales.

Una de las señas de identidad de Izquierda Unida siempre ha sido la apuesta por el pequeño comercio local. Por tanto, y en las actuales condiciones desfavorables para este colectivo, consideramos imprescindible que en Dos Hermanas no se ubique ninguna nueva gran superficie hasta que no se solucionen los graves problemas que sufren nuestros comerciantes. Este compromiso lo pondremos en práctica a través de un Pacto por el Comercio Local, que firmaremos con Fenaco, y que tendrá como objetivo fundamental la puesta en marcha de cuantas medidas sean precisas para igualar las condiciones de competitividad con las grandes superficies. Esas medidas tendrán relación con:

– planificación de accesos a las zonas comerciales (aparcamientos, transportes urbanos, diseño del tráfico, etc.)

– subvenciones e inversiones en rehabilitación y modernización de los comercios y las zonas comerciales

– nuevas filosofí­as de ventas

– avales a experiencias colectivas de abaratamiento de costes, con la puesta en marcha de centrales de compra.

– aval municipal para la formación con nuestros propios medios o asociación a una Sociedad de Garantí­a Recí­proca ya existente.

– apoyo a la formación empresarial, asesoramiento de inversiones, servicios de estudios, bases de datos, etc.

– campañas de promoción, imagen, protagonismo sin lí­mites en la organización y orientación de la Feria de Muestras.

– Plan de Seguridad y Tráfico, avanzando hacia un uso peatonal del centro de la ciudad y de otros centros de actividad comercial, y

– participación en la toma de decisiones del ayuntamiento que afecten a los comerciantes.