La muerte del Arroyo Culebras y sus alrededores

Blog ManoloLay.com.- Hace poco estuve visitando el entorno del Arroyo de las Culebras, donde la reordenación urbaní­stica está provocando la pérdida de buena parte de su riqueza medioambiental, tanto de especies vegetales como de fauna.

Según he podido saber y comprobar sobre el terreno, en esta zona se vienen produciendo ocupaciones de dominio público, cortado por varias carreteras. Esto impide la función natural de corredor ecológico del mismo, reduciendo el cauce, destruyendo su vegetación de rivera y desapareciendo el bosque en galerí­a que existí­a.

Las especies vegetales arbóreas, arbustivas o herbáceas que se encuentran en los márgenes, zona de servidumbre o zonas de policí­a (alrededores) del arroyo, tienen una inmensa diversidad floral, abundando el matorral noble mediterráneo y las especies de ribera, observándose en algunos lugares auténticos bosques en galerí­a, pero también un gran numero de zonas degradadas por actuaciones en el arroyo o su mal uso.

Según el Centro de Investigaciones Cientí­ficas, el Arroyo de las Culebras muestra uno de los cuadrantes más ricos en flora de toda Andalucí­a. Precisamente, esta zona es la más afectada por el Plan Urbaní­stico que viene ejecutando el ayuntamiento de Dos Hermanas en entrenúcleos, destruyendo así­ su hábitat y las especies que lo pueblan, un número importante de ellas con algún nivel de protección, ya sea por la Directiva Europea Hábitats, el Catalogo Nacional de Especies amenazadas o en el Catalogo Andaluz de Especies Amenazadas.

Además de la destrucción de los alrededores del Arroyo de las Culebras, las obras de construcción de infraestructuras no están teniendo en cuenta, por un lado, el medio en el que se encuentran ni, por otro, la doble función de hábitat de carácter húmedo y a la vez de corredor ecológico, ignorando la necesidad de crear pasos de fauna adecuados en las intersecciones con estas infraestructuras y desecando y arrasando con varias zonas de influencia de dicho arroyo (afluentes, zonas encharcadas o ramificaciones), posiblemente pertenecientes al dominio público.

En cuanto a las especies de fauna más representativas que observamos todo el año, se encuentran el ratonero común, la abubilla o el mochuelo común, que perdiendo sus hábitats y presos de las ruidosas máquinas se refugian en los pisos de Vijaldoso, quedándose casi esquilmada sus poblaciones en la zona. Lo mismo le sucede a otras especies, como cogujadas, el Falco tinnunculus (hay una pareja desplazada y anidando en el colegio Blas infante, el resto casi ha desaparecido), autillos, cárabos, alcaudones reales, buitrones, mirlos, zorzales, carboneros, jilgueros, verderones, verdecillos, pardillos, pinzones, conejos, liebres, polluelas en el arroyo, casi en todo su recorrido, viéndose estas últimas frecuentemente a la altura de Arco Norte, numerosos anfibios y reptiles, como sapos corredores, sapo común, rana verde, culebra de escalera, culebra bastarda, culebra de herradura, lagarto ocelado, gallipatos, salamandras etc»¦ todas estas últimas especies protegidas, entre otras normas, por la Ley 8/2003 de la Flora y la Fauna Silvestre de Andalucí­a.

Pero no sólo hay especies animales que están todo el año allí­. También hay fauna que nos encontramos en el invierno u otras épocas migratorias. La enumeración es igual de extensa: Hieraetus pennatus (a la que se le puede ver cazando conejos en los alrededores del Arroyo de las Culebras, en los sembrados), tórtolas, abejarucos (que anidan en algunas lomas o vaguadas colindantes con el arroyo), torcecuellos (mermados por la pérdida de su hábitat, refugiándose sólo algunos en los eucaliptos existentes en la poca fronda que queda en los bosques de ribera del arroyo), golondrinas, lavanderas blancas, mosquiteros tarabillas colirrojos tizón, petirrojos, ruiseñores, zorzales real, alirrojo, y común, lúganos (cada vez más escasos), estorninos pinto, oropéndolas, etc»¦

Más información y fotografí­as aquí­.