Queremos que la ampliación del IES Cantely se haga con el consenso de la AMPA del colegio

Izquierda Unida considera que el cierre del Colegio Dolores Velasco para acoger la ampliación del instituto ubicado en ese mismo espacio educativo pone en evidencia, una vez más, la más absoluta falta de comunicación entre el gobierno local y el pueblo. Por eso ocurren hechos como la firma de convenios con la Consejerí­a de Educación de espaldas a la opinión de los ciudadanos, lo que provoca luego que éstos tengan que asumir como irremediables soluciones que ya llegan firmadas por las instituciones.

Tras mantener una reunión con representantes del colegio, la responsable de educación de Izquierda Unida, Trini del Moral, cree que «es lógico que el AMPA del Dolores Velasco no quiera que sus hijos se trasladen, y también serí­a lógico si no lo quisieran los colegios afectados, Juan Carlos I y El Palmarillo, que tendrí­an que mermar sus calidades y sus espacios».

Para Trini del Moral «no podemos convertir los colegios, ya bastante escasos de espacios de recreo, en mastodontes al más puro estilo del urbanismo salvaje. La solución no pasa por embutir más clases en los mismos lugares, sino en crear nuevos centros y dotarlos con dignidad para favorecer una educación pública de calidad».

Según la concejala de Izquierda Unida, «el problema de la falta de espacio deriva también de la voracidad urbaní­stica del gobierno local, que ha dejado el núcleo urbano sin lugares dotacionales. Hace unos años, en el barrio de Cantely habí­a espacio suficiente para atender la demanda de alumnos, pero ahora esos espacios ya están colapsados y de ahí­ derivan los problemas».

Trini del Moral aboga por «un consenso entre las ampas y la concejalí­a de educación y, por mucho que se diga en el convenio, reconducir la situación para evitar perjuicios al alumnado. Es evidente que no se pueden trasladar a 250 alumnos sin contar con la opinión de los afectados. Y es evidente también que en Dos Hermanas no sobran colegios, sino que faltan institutos. Y de aquí­ en adelante, la concejalí­a de educación deberí­a comunicarse más con las ampas y no practicar la tecnocracia y el todo para el pueblo pero sin el pueblo. Menos presumir de ser ejemplo de participación ciudadana, como dijo en cierta ocasión Raúl Gil, y más acercamiento a la ciudadaní­a en las prácticas y en la planificación».

Leer también: La madre del cordero, blog de Manolo Lay.