Presupuestos municipales 2009: Intervención í­ntegra de Manolo Lay

Izquierda Unida ha votado en contra de los presupuestos municipales presentados en pleno el pasado 26 de diciembre por el equipo de gobierno de Toscano. Puedes leer aquí­ la intervención í­ntegra de nuestro portavoz local, Manolo Lay, donde se explican los motivos de dicho voto negativo, así­ como nuestras propuestas sociales para contrarrestar la crisis en Dos Hermanas.

Intervención de Manolo Lay en el debate de los presupuestos municipales 2009 (26/12/2008)

Los presupuestos que se van a aprobar hoy aquí­ son los primeros presupuestos que tienen como intención acometer, desde el ámbito municipal, la primera gran crisis global del capitalismo salvaje, ese capitalismo salvaje que ha dado una bofetada a Aznar y a Bush en las caras de Zapatero y Chaves. Porque reconociendo que no es exclusivamente una crisis local, ni andaluza, ni nacional, tenemos claro que es una crisis fruto de las polí­ticas neoliberales que ambos partidos han venido validando y utilizando en sus métodos de gestión a todos los niveles territoriales. Curiosamente, ni PP ni PSOE las cuestionaron cuando todo parecí­a ir viento en popa y es ahora cuando uno le reprocha al otro un modelo en el que ambos, con pequeñas diferencias, estaban de acuerdo.

De la crisis no hablamos ni un segundo en el anterior debate de los presupuestos, que fue hace menos de 10 meses y cuatro telediarios antes de las elecciones generales. He repasado los discursos que hicimos entonces los tres grupos polí­ticos y ninguno de los tres mencionamos esa palabra ni una sola vez. Hoy, por desgracia, la vamos a mencionar como nunca hemos hecho en esta década.

Este grupo municipal acaba 2008 después de haber incidido en la polí­tica local con propuestas que nos han convertido en corresponsables de parte de la gestión municipal, desde los servicios de transportes urbanos a las últimas ordenanzas fiscales que van a nutrir las arcas de este ayuntamiento para el próximo año. Hemos dado nuestro apoyo a la gestión de Desados, el Patronato de Deportes, el Parque Tecnológico y Apuesta Mutua. Hemos dado nuestro apoyo al III Plan Municipal de la Vivienda y hasta al Plan de Saneamiento. Y lo hemos hecho con dudas y, a veces, tragando sapos del tamaño de un caballo de pura raza, intentando soslayar contradicciones y renunciando a algunas de nuestras posiciones polí­ticas con tal de introducir mejoras o simplemente aceptar que las cosas se queden como están para, si llega el momento de gobernar, intentar cambiarlas en un futuro.

Por tanto, nadie podrá negar que nos esforzamos y procuramos que la avalancha de vuestra mayorí­a absolutí­sima de 18 no nos impida trabajar a estos tres galos (o un galo y dos galas, que suena más bonito).

Bastarí­a echar un vistazo a las ideas-fuerza que defiende Izquierda Unida para explicar por qué no podemos apoyar los presupuestos del ayuntamiento para 2009. Ideas-fuerza que ciertamente escapan a los números, pero no a las herramientas: democracia participativa y presupuestos participativos, desarrollo sostenible, Plan Integral de la Zona Sur, servicios esenciales comunitarios ofrecidos desde lo público (escuelas infantiles, centros sociales y deportivos, parques y jardines, asistencia a domicilio»¦), oferta pública de empleo, etc.

Pero también hay otras ideas que no escapan a los números. Yo no sé qué ocurrirí­a si ahora, de repente, entrara aquí­ un reportero o reportera de Caiga Quien Caiga y preguntase a cuánto está el salario mí­nimo en España, qué es el CO2, dónde está Guantánamo o cuál es la tasa de desempleo en Andalucí­a. Sí­ sé que esas preguntas se hicieron en los parlamentos andaluz y español y fue vergonzoso. No quiero preguntarme qué ocurrirí­a si esas preguntas fuesen del tipo: «cuánto cuesta el ida y vuelta en tren a Sevilla» o «cuánto vale el billete del urbano a Las Portadas».

Si ese mismo reportero o reportera hubiera preguntado en 2006 «¿Cuánto van a ingresar el año que viene en el capí­tulo III »“ Tasas y otros ingresos?», la respuesta de Ana Sánchez habrí­a sido «8,8 millones» sabiendo que la recaudación final serí­a de casi el doble. Y eso, en nuestra opinión, no es «contención en las previsiones», como dice la Memoria de la Alcaldí­a, sino «distorsión de la realidad». Por esa misma regla, para el 2009 está previsto recaudar en ese capí­tulo 9,8 millones, es decir, ¡7 millones menos que hace dos años! ¿Cuánto vamos a recaudar verdaderamente, eh? ¿Tan pesimistas somos que pensamos recaudar en tasas y otros ingresos lo mismo que cuando tení­amos casi la mitad de la población actual? Os recuerdo que hemos congelado las tasas, no a los contribuyentes.

Por tanto, y para empezar, en estos presupuestos faltan 7 u 8 millones de euros. ¿Qué podrí­amos hacer con esa cantidad?

Otra pregunta: ¿Cómo vamos a acometer la construcción de 7.000 viviendas sin que eso tenga repercusión en el Impuesto sobre Construcciones?

Ya sé que esto es lo mismo de todos los años, pero es que hacéis lo mismo todos los años. Todos los años rebajamos al pueblo la posibilidad de mejorar su calidad de vida a costa de un posterior titular en los medios de comunicación que diga que las cuentas de este ayuntamiento son las más saneadas del Estado. En 2009 las rebajas empiezan el 2 de enero y este presupuesto es una evidencia de ello. Nos parece un precio demasiado duro de pagar.

De la Memoria de la Alcaldí­a podemos decir poca cosa, salvo que tiene menos medallas colgadas que en otras ocasiones, lo mismo que las rotondas de la ciudad tienen menos flores de pascua que el año pasado. Es cierto que se congela la presión fiscal y que se bonifica a las familias numerosas, propuestas ambas, por cierto, de los grupos de la oposición. La contención del gasto en bienes corrientes será correcta, pero lo de la calidad de los servicios básicos no lo compartimos. La congelación de los salarios de los concejales me da un poco de risa: no sé si se refiere a la congelación de los 45 mil euros de vuestros concejales o también a los 13 mil de los nuestros, no sea que pase como con Bono, que presume de haber congelado sus dos millones de pesetas mensuales. Os recuerdo que vivimos en el mismo pueblo y que hemos sido elegidos y elegidas por el mismo pueblo»¦ Por no hablar de la modernización y accesibilidad de la Administración local, que falta nos hace, porque figuramos en los últimos puestos de transparencia y modernización de todo el Estado, según informes de Transparencia Internacional y de El paí­s. Y qué decir de la colaboración con el tejido asociativo»¦

Sobre esto último vuelvo a lo de la democracia participativa. Tras el parón veraniego se concentraron los movimientos vecinales en la puerta de este ayuntamiento para exigir más participación ciudadana en las decisiones importantes que afectan a este pueblo. Y allí­ estaba nuestro humilde concejal de Participación Ciudadana, el compañero Raúl Gil, en nombre del equipo de gobierno, comiéndose los marrones, sufriendo el chaparrón de quejas y aplaudiendo hasta cuando se sugirió la nacionalización de la banca. He estado en muchos foros donde se han repetido esas quejas y él se ha defendido como ha podido. Aunque no venga en los presupuestos, a ver si el próximo año os buscáis un expediente de modificación de créditos y sacamos algo para hacerle un monumento, que lo suyo debe costarle llevar esa cruz.

Participación ciudadana, ese gran convidado de piedra en la polí­tica local. Este año vamos a recibir casi 21 millones de euros extra del Estado y algo más de 3 millones y medio de la Junta. Nada más conocer las cifras pregunté a Ana Sánchez en qué se iban a invertir esas cantidades. Ana me dijo: «ya están gastadas»¦ así­ que no te molestes en hacernos propuestas». Pues bien, con independencia de que compartamos o no en qué se van a invertir esas cantidades, os pongo el ejemplo de Córdoba (siguiendo las indicaciones de nuestro alcalde). Allí­, con un gobierno IU-PSOE, se van a poner en marcha 175 proyectos que forman parte de «una propuesta de sí­ntesis que agrupa las prioridades marcadas por el propio equipo de gobierno de la ciudad, las propuestas de los vecinos y colectivos sociales y también del propio grupo de la oposición. El dinero se va a gastar en polí­ticas medioambientales, respeto al patrimonio, accesibilidad y supresión de barreras arquitectónicas, y mejoras en los barrios». Allí­ las prisas son las mismas que aquí­. No nos fijemos en el número de proyectos, ni en las cantidades, ni en las necesidades, ni en los objetivos: fijémonos en el método.

Aunque esas inversiones no aparezcan en los presupuestos que estamos discutiendo, Izquierda Unida opina que van estrechamente ligados. Aquí­ se dejó sobre la mesa una moción que garantizaba la nueva construcción de la Residencia de Mayores San Fernando y para la que el alcalde dijo que ya habí­a previstos 100 millones de las antiguas pesetas. Nos parece bien que esa inversión, ahora mucho más costosa, se haga con el plan estatal, pero pensamos que estamos hablando de un dinero que, más pronto que tarde, se iba a financiar con fondos municipales, al menos en parte, y que ahora esos fondos municipales ya no van a ser necesarios. Creemos que esas cantidades están «liberadas» para las arcas del ayuntamiento de cara a 2009. Al menos, como digo, una parte, que se podrí­a sumar a los 8 millones que dije antes del capí­tulo de las tasas y al incremento que no se computa del ICIO.

Yo creo que ya se podrí­a decir aquí­ que a los presupuestos municipales le faltan 10 millones de euros. ¿Qué se podrí­a hacer de más con 10 millones de euros? Como se dice castizamente: «me los quitan de las manos».

Izquierda Unida aplaude la construcción de la Residencia de Mayores. Y también la otra residencia y centro de dí­a en la zona de Barranco. En cuanto a la ampliación del colegio de Olivar, ¿tampoco va a liberar dinero? Que sepamos, hay un compromiso de financiación de las obras con la Junta de Andalucí­a, compromiso que habrá que reconducir para que el ayuntamiento recupere lo que va a adelantar en 2009. Seguimos, pues, sumando cantidades que no se recogen y que se deberí­an recoger para hacer más polí­ticas sociales.

Por cierto, os animo a echar un vistazo a los comentarios ciudadanos en nuestra web local (www.iu-doshermanas.org) sobre el club privado de Olivar de Quintos, ese que parece tener menos futuro que los terrenos de la antigua Cydeplas.

No compartimos tanto las actuaciones viarias en el Polí­gono Aceitunero, que apenas van a generar empleo, aunque seguimos pensando que son actuaciones que, si no en los presupuestos del 2009, sí­ se tendrí­an que descontar en los presupuestos futuros y, por tanto, también «liberarí­an» recursos para otras inversiones de carácter social. Porque, ¿y si se invirtiera en escuelas infantiles públicas, en desarrollo del tejido económico, empleo e innovación, en fomento de la integración social, igualdad de oportunidades y cultura y a incremento de las polí­ticas de medio ambiente urbano y energí­a? Todas estas inversiones no son como las de la construcción, que sirven para paliar sólo un tiempo el graví­simo problema de desempleo pero no es la solución a largo plazo.

Mirad, en Izquierda Unida no somos muy de Keynes, pero en los paí­ses donde estas teorí­as han tenido más reflejo, el gasto en los servicios públicos ha evitado que, en tiempos de recesión como estos, se destruyera empleo neto. En España, y supongo que Dos Hermanas no es una ciudad ajena a estas cifras, sólo un 9% de la población adulta trabaja en sanidad, educación, servicios sociales, escuelas de infancia y servicios de dependencia, comparado con un 15% en la UE-15 y un 25% en el norte europeo, donde tienen mayor protección social y mayor eficiencia económica. En el norte europeo también están en recesión, pero sigue bajando el paro.

Estos servicios, aunque generen un mayor gasto público, si son tan bien gestionados, como aquí­ no dudamos que se gestiona, no serí­an deficitarios. Si, además, este ayuntamiento hiciese caso a esa mano blanda de las administraciones centrales y autonómicas con respecto a esa santí­sima trinidad de la estabilidad presupuestaria, el déficit cero y la privatización de los servicios esenciales, podrí­amos tener empleo público y de calidad y no tendrí­amos que confiarlo casi todo al pan para hoy y hambre para mañana de la construcción de viviendas, que, además, es un empleo que difí­cilmente va a acabar con la inmensa bolsa de desempleadas de nuestra ciudad. Porque confiar el empleo de Dos Hermanas al ladrillo, lamento decirlo, también es un pelí­n machista.

El 4 de febrero de este año, la portada de La Semana decí­a «Un Plan Integral dotará a la Zona Sur de un gran Centro Polivalente» «que albergará una escuela de artes escénicas, una de hostelerí­a, un centro de dí­a y una biblioteca. También se prevén otros proyectos como una guarderí­a, huertos ecológicos y viveros de empresa». Pues bien, ahí­ tenéis una propuesta que Izquierda Unida, saltándose todos los planes de estabilidad, saneamiento y lo que haga falta estarí­a dispuesta a apoyar y aplaudir. Ya sé que esa noticia iba asociada al Plan Urban de la Unión Europea que no nos dieron, pero ¿por qué no cambiamos las prioridades? ¿no merece la pena endeudarse por eso, sabiendo que ese proyecto iba a generar empleo a corto, medio y largo plazo, y también empleo femenino? ¿no se decí­a en esa noticia que el Plan Integral de la Zona Sur se iba a hacer con o sin Urban?

La gran novedad de estos presupuestos es el suelo para el III Plan de Vivienda. Estamos de acuerdo, aunque con reservas. Por cierto, eso de los 10.000 euros por vivienda puede ser una cantidad real y comprensible para los bolsillos, pero en términos contables me parece que los ingresos computables son otros, y creo que el alcalde sabe a qué me estoy refiriendo»¦

El peligro de confiar el 2009 al crecimiento urbaní­stico es, como reconoce nuestro alcalde, un riesgo que habí­a que afrontar. Asumimos ese riesgo y lo compartimos, pero creemos que, junto a eso, habrí­a que encaminar otros esfuerzos por otras áreas de intervención. Porque si algo ha demostrado y está demostrando esta crisis es que el urbanismo lo devora todo, hasta a sus propios mentores; el urbanismo se ha convertido en una mantis religiosa en celo.

Izquierda Unida piensa, seguimos pensando, que serí­a necesaria una reserva de viviendas para alquileres con opción a compra. No creemos que las hipotecas se queden tan bajas, y menos en los tiempos que corren, cuando los alquileres de viviendas municipales podrí­an girar en torno a los 120 euros. También creemos que hay colectivos que no van a poder tener una hipoteca por cuestión de edad. En Sevilla, por ejemplo, las personas mayores de 65 años pueden acceder a viviendas municipales (está previsto que sean unas 350 a finales de 2009, ahora hay unas 100) cuyo coste es un porcentaje mí­nimo de sus pensiones. Creemos que eso también se podrí­a contemplar. También pensamos que, como en Sevilla, se podrí­a avalar el problema de los impagos de las hipotecas por motivos de desempleo sobrevenido.

Hablando de avales y de crisis, también nos hubiera gustado ver en los presupuestos una lí­nea de avales para las pymes, que son las que más están sufriendo las consecuencias de la bajada del consumo.

Izquierda Unida no puede apoyar estos presupuestos, además de todo lo explicado, porque no compartimos en qué se gastan los dineros las diferentes delegaciones. Si no compartimos la escasez de recursos y la gestión polí­tica de asistencia social, de mujer, de mayores, de juventud, de educación, de cultura, de personal, etc. y si no compartimos que se gaste en servicios externos de parques y jardines y seguridad privada, que creemos deberí­an recuperarse para lo público, difí­cilmente podremos compartir las cuentas municipales. Y si el 50 % de las mociones de los grupos de la oposición, aprobadas en pleno, no tienen reflejo en los presupuestos, pues menos aún.

En cuanto a las inversiones, se nos dice que la mayorí­a de ellas son terminaciones de lo que ya está en curso. Se dice que, pese a la crisis, se mantiene con dignidad el importe de inversiones. Tal vez sea cierto, aunque mucho nos tememos que si este año próximo fuese electoral se habrí­a hecho otra cosa muy distinta. Tampoco sabemos, por cierto, qué va a pasar con la promesa de tener cubiertas todas las dotaciones sociales (colegios, centros de salud, etc.) al mismo tiempo que se iban a construir las viviendas, sobre todo porque el centro de salud de Montequinto, que aún no está terminado, ya se ha quedado pequeño.

Tampoco vemos un desarrollo presupuestario concreto del Plan de Movilidad Urbana Sostenible, ni de la Agenda 21»¦ suponemos que están por ahí­, pero no parece haber gran prioridad sobre el tema. Por lo que parece, vamos a pasar el 2009 sin peatonalización alguna y sin carriles bici en los núcleos principales de Dos Hermanas y Montequinto.

Hace pocos dí­as dijimos que a estos presupuestos le faltan muchos millones de euros, aparte de los que tradicionalmente se rebajan a la hora de hacer las previsiones de ingresos. Puede que, como hemos dicho, una parte importante no correspondan a 2009, pero están ahí­ y tarde o temprano tendrán que aflorar. En opinión de Izquierda Unida, la crisis galopante hubiera requerido también una inyección galopante de recursos que son para los ciudadanos y ciudadanas, pero no ha sido así­ y por eso no podemos apoyar los presupuestos.

Hay muchas otras cosas que vamos a dejar en el tintero para no alargarnos más, la mayorí­a de ellas criterios que hemos repetido otros años; así­ que voy terminando y lo voy a hacer en sentido positivo.

Pese a nuestras crí­ticas, no queremos dejar lugar para la duda sobre algo que en Izquierda Unida tenemos claro: somos plenamente conscientes de que tanto el grupo de gobierno como los grupos de la oposición que representamos PP e Izquierda Unida, estamos comprometidos con la búsqueda de una solución a los problemas de los ciudadanos y ciudadanas. Lo hemos estado siempre, pero ahora aún más, si cabe. Somos plenamente conscientes también de que los presupuestos que se traen hoy aquí­ contienen todo el esfuerzo que el gobierno municipal considera necesario para que los nazarenos y nazarenas sufran lo menos posible las consecuencias de la recesión económica.

Por tanto, podemos no coincidir en el diagnóstico y en las recetas, pero sí­ en el objetivo que perseguimos. Es algo que, personalmente, y repito, no me cabe la menor duda. Al principio he mencionado que el año que termina es una muestra del compromiso polí­tico con el que hemos trabajado los tres partidos que representamos al pueblo de Dos Hermanas en esta institución. Con ese esfuerzo, que vamos a seguir manteniendo, y codo con codo con los ciudadanos y ciudadanas, tenemos que derrotar a esta crisis.

No querrí­a acabar sin volver a reiterar nuestro apoyo total a las reivindicaciones de los trabajadores y trabajadoras de Cerámicas Bellavista.

Y gracias, como siempre, a los trabajadores y trabajadoras que han dedicado también, incluso desde casa, sus muchas horas a la elaboración de estos presupuestos.

Feliz solsticio de invierno.