Crisis, 11-S y viviendas

tchat orange fr 351720174_33b7e789d1Intervención de nuestro portavoz municipal, Manolo Lay, en apoyo al  principal punto del orden del dí­a del pleno de septiembre de 2009: la adjudicación de las parcelas donde el ayuntamiento de Dos Hermanas tiene previsto la construcción de las viviendas del III Plan Municipal.

conocer hombres extranjeros para matrimonio La adjudicación de las parcelas donde se van a construir las más de 5.000 viviendas municipales se ha producido, casualmente, en la señalada fecha del 11 de septiembre. Tal dí­a como este 11-S no sólo hay que recordar el lamentable atentado de las Torres Gemelas, que todos condenamos, sino también el aniversario del golpe de estado de la CIA en Chile. Y lo traigo aquí­ porque ese fatí­dico 11 de septiembre de 1973 se puede considerar, al menos desde el punto de vista económico global, el dí­a en que nació la puesta en práctica de las polí­ticas neoliberales y ultraconservadoras que han originado la crisis económica galopante que ahora sufrimos. Porque fue en aquel paí­s donde, por primera vez y con el dictador Pinochet, se implantó el modelo de la Escuela de Chicago. Fue en aquel Chile donde los tristemente llamados «Chicago Boys» de Miltron Friedman no sólo acabaron con la esperanza de libertad y justicia social en un paí­s, sino que implantaron un sistema de desregulación del mercado, de privatización de servicios públicos y esenciales y, sobre todo, de la aplicación de la especulación financiera sin lí­mites.

No lo olvidemos: ese modelo fracasado también se ha aplicado en España, contaminó las polí­ticas de Felipe González y ha sido y sigue siendo ferozmente defendido por Aznar. Y sigue siendo la base ideológica de las propuestas de la CEOE, del presidente del Banco de España y de los partidos conservadores. También del ex ministro Solbes, aunque, por suerte, parece que no de Zapatero.

Ese modelo de crecimiento, en nuestro paí­s, ha ido acompañado del fenómeno de la construcción y la especulación urbaní­stica. Pero hoy, pese a todo, en Dos Hermanas no tenemos más remedio que seguir echando mano de la construcción para solucionar dos problemas: primero, el de la falta de vivienda para las personas que la necesitan; y segundo, el intento de paliar, al menos con empleo de ese sector, las graves dificultades económicas que sufren muchos ciudadanos y ciudadanas desempleados de esta ciudad. Y yo apuntarí­a un novedoso tercero: el de la construcción de viviendas sin el fin prioritario de la especulación.

Por tanto, es momento de intentar cambiar el modelo económico que ha venido funcionando en las últimas décadas, pero, también y al mismo tiempo, de actuar con urgencia para evitar el sufrimiento de los menos favorecidos por la crisis.

Este punto del orden del dí­a del pleno ha venido para ese doble intento, y por eso lo hemos apoyado. En Izquierda Unida estamos convencidos de que medidas de urgencia como estas no pueden ser rechazadas en momentos como estos. Habrá que pensar, como se está pensando a nivel estatal, en crear un nuevo modelo económico sostenible también a nivel local, porque, al igual que está ocurriendo en nuestro paí­s, y creo que todos estamos de acuerdo en esto, la salida de la crisis será más larga por culpa de un crecimiento basado en el ladrillo; pero mientras eso llega, habrá que dar salida a las exigencias sociales. En Izquierda Unida esperamos que el nuevo modelo que se cree, si es que verdaderamente se crea, esté más relacionado con los puños en alto que se vieron el otro dí­a en el mitin de Zapatero que con los cuellos duros de los seguidores del neoliberalismo salvaje.

Esperemos que los problemas financieros no impidan construir esas viviendas y que se mueva cielo y tierra para que todo salga bien, para que las futuras constructoras no tengan dificultades de financiación.

Es sabido que Izquierda Unida tiene sus reparos en muchas de las cuestiones relacionadas con el modelo de crecimiento de esta ciudad y con la polí­tica de vivienda que se ha venido llevando a cabo. También, con la forma final que se da a este III Plan. Pero eso, hoy, queda en un segundo plano si, tal y como se prevé, antes de finales de 2012 podamos decir que el resultado ha sido óptimo, que se ha creado empleo y que se ha dado cuenta del derecho a una vivienda digna. Por eso hoy no es el momento de la crí­tica, sino el de la apuesta. Creo que eso es lo que hoy nos están pidiendo los ciudadanos y ciudadanas de Dos Hermanas.