Solidaridad fiscal para 2010

IUBIENESTARSOCIALEl grupo municipal de Izquierda Unida ha presentado a la responsable de Hacienda del Gobierno local sus propuestas para las Ordenanzas fiscales del año próximo. Estas propuestas tienen la intención de atajar la crisis económica con mejores garantí­as sociales, así­ como favorecer la redistribución de los ingresos y gastos, potenciar la solidaridad ciudadana y la disminución de las desigualdades. Para ello, se proponen modificaciones importantes en las ordenanzas de basura e IBI.

Las propuestas concretas son:

1º Modificación de la Ordenanza de RSU (tasas de basura).- Izquierda Unida propone una modificación del calculo de la cuota, que ya no se cobrarí­a en función del consumo de agua, sino aplicando un 0,07% sobre el valor catastral de la vivienda. Con ello, la recaudación para el 2010 serí­a similar a la de 2009, es decir, no se producirí­a merma de ingresos, pero sí­ pagarí­an más aquellas personas con viviendas de valor catastral más alto y menos quienes paguen menos de IBI. A modo de ejemplo, si tenemos en cuenta que actualmente el coste medio de la tasa de basura es de unos 60 €, con la nueva regulación quedarí­a como en el siguiente cuadro:

Esta modificación no afectarí­a a comercios e industrias, que mantendrí­an las mismas condiciones actuales.

2º En cuanto al IBI, Izquierda Unida propone mantener el tipo actual y añadir el incremento de un 50% para las viviendas vací­as. Ello supondrí­a una mayor recaudación, debido a la revisión de los valores catastrales que se está llevando a cabo en los últimos años.

3º Además de estas dos propuestas, Izquierda Unida propone que, en base a la situación de crisis,  el Ayuntamiento exima del pago de las tasas a aquellas unidades familiares cuyos ingresos mensuales no superen menos de 500 € mensuales, así­ como la puesta en marcha de planes personalizados de fraccionamiento en el pago de impuestos y tasas sin recargos.

Según el portavoz municipal de Izquierda Unida, Manolo Lay, «los objetivos de estas propuestas son: primero, aumentar la progresividad en la presión fiscal; segundo, incrementar la recaudación para ofrecer mejores servicios públicos; y tercero, paliar las dificultades económicas recaudatorias a las personas con menos recursos».