Pleno 7/2010: Explicación de nuestro voto negativo a la Ley de Autonomí­a Local y a la Ley de Participación de los ayuntamiento en los Tributos de Andalucí­a

Maebaru-chūō ayuntamientoEstamos ante dos nuevas leyes de las que Izquierda Unida se felicita por sus avances. Como sabe nuestro alcalde, en su condición de presidente de la FAMP, son dos leyes que han contado con la participación y el trabajo de nuestros representantes municipales. Por tanto, estamos ante avances significativos en el desarrollo del municipalismo. Y nuestro grupo parlamentario andaluz así­ lo reconoció en el debate de ambas leyes en el pasado 26 de mayo, con la presentación de más de ciento treinta enmiendas, entre las dos leyes.

http://msfr.fr/2013/06 Por lo tanto, hay avance. Sin embargo, como sabe nuestro alcalde, nuestro grupo parlamentario andaluz consideró esos avances como insuficientes, en cuanto se opina que no van a permitir poner a los ayuntamientos a ser motores de dinamismo económico y social.

La base fundamental de la preocupación de Izquierda Unida es, como siempre, la financiación. No tanto la Ley de Autonomí­a Local, sino los recursos económicos que permitan su desarrollo y no la conviertan en papel mojado. Estamos hablando del famoso reparto de ingresos de las tres administraciones (Estado, Comunidades Autónomas y Ayuntamientos), del que se viene hablando desde 1979: 50-25-25. Y que hoy es 51-36-14, muy por debajo de lo que necesitan las administraciones más cercanas a la ciudadaní­a.

Hace dos dí­as apareció en prensa que Chaves descarta reformar la financiación local antes de 2013. Sabemos que la FEMP está también peleando en el modelo de  financiación, en mejorar la ley, en la ley que tiene que salir en el conjunto del Estado, que también participa en este tema y que, con el anuncio de Chaves, rebaja sustancialmente el valor de lo legislado en Andalucí­a durante los próximos 3 años.

Nuestro grupo parlamentario consideró imprescindibles 28 enmiendas de las ciento treinta que se plantearon. No fueron atendidas y eso provocó el voto en contra a ambas leyes. Se plantearon doce elementos esenciales, sobre los tributos propios, no los cedidos, sobre el reconocimiento de la deuda histórica contraí­da de la Junta de Andalucí­a con los ayuntamientos por competencias y recursos asumidos, sobre la financiación de las nuevas competencias, sobre la financiación de las Entidades Locales Autónomas, sobre la participación vecinal, sobre la suficiencia financiera de los ayuntamientos; la defensa de los servicios públicos; la defensa del pluralismo polí­tico; las polí­ticas activas de empleo; las medidas contra al transfuguismo polí­tico, y la limitación y privatización de los servicios públicos.

En el debate parlamentario, Diego Valderas dijo que las leyes no son inmutables, son mejorables y cambiables y que Izquierda Unida confí­a en poder mejorar estas dos leyes en el futuro.

Con ese fundamento, y desde el reconocimiento de los avances, vamos a mantener aquí­ el voto negativo de nuestro grupo parlamentario.