Valoración de la jornada de huelga general en Dos Hermanas

huelgadosEl Consejo Local de Izquierda Unida se reunió el pasado jueves, 30 de septiembre, para analizar la incidencia de la huelga general en Dos Hermanas, que ha sido considerada como un éxito ciudadano, en la medida en que las calles y los barrios mostraron un aspecto parecido al de una jornada festiva.

En el análisis, se coincide con la opinión de los sindicatos en lo relativo al seguimiento casi total en fábricas, grandes empresas y polí­gonos industriales, así­ como en panaderí­as, mercado de abastos y mercadillo. En cuanto al pequeño comercio, el seguimiento fue mucho más parcial, dependiendo de la hora y de la zona, si bien cabe resaltar que ha sido la ciudadaní­a la que ha facilitado que los centros educativos, los supermercados y las tiendas estuvieran prácticamente vací­os.

Por todo ello, Izquierda Unida considera que «el mayor protagonismo y el mejor dato que se puede dar de la convocatoria de huelga es que la inmensa mayorí­a de ciudadanos y ciudadanas han participado solidariamente, no llevando a sus hijos al colegio o no haciendo las compras, lo cual pone en evidencia el rechazo de la sociedad nazarena a la reforma laboral del gobierno y a sus polí­ticas neoliberales».

Para Manolo Lay, «la repercusión de la huelga ha sido similar a la del resto del Estado, pero en Dos Hermanas tenemos el agravante de contar con un í­ndice de desempleo brutal y con una tasa de precariedad y contratos basura por encima de la media, lo cual ha facilitado la protesta ciudadana; también somos conscientes de que el principal enemigo de la huelga ha sido esa precariedad, ya que muchos trabajadores con contratos temporales han tenido miedo de secundar la huelga porque en sus empresas les han amenazado con perder el empleo».

En cuanto al ayuntamiento, Izquierda Unida reconoce que el seguimiento ha sido menor, aunque hay que encontrar los motivos también en el enorme porcentaje de trabajadores con contratos temporales y en que el gobierno local ha actuado de manera totalmente opuesta a la que tuvo en 2002. Cabe recordar que en la huelga contra el decretazo de Aznar, el ayuntamiento facilitó que sus trabajadores hicieran huelga y, además, no hubo descuentos en las nóminas del dí­a de trabajo perdido.