Municipales 2011: Una Televisión Pública Municipal para Dos Hermanas (TDT)

Programa de Gobierno Municipales 2011

Una Televisión Pública Municipal para Dos Hermanas (TDT)

A diferencia de otros lugares de nuestro territorio, Dos Hermanas tiene la posibilidad de contar con su propia demarcación territorial y, por tanto, con su propio canal de TDT municipal. Eso supone poner en valor un medio que no necesariamente informe del ámbito local, pero sí­ desde el ámbito local, entendiendo que su función es la de ofrecer un servicio público y no ser un espacio más de obtención de beneficios comerciales.

Con esta posibilidad, Izquierda Unida propone un modelo conocido como de «televisión comunitaria», frente a la «televisión de proximidad» que, según entendemos, ya ocupan otros canales supramunicipales, fundamentalmente los canales autonómicos.

En cuanto al modelo de gestión, Izquierda Unida propone que sea plenamente público, sin otra externalización que la derivada de la implicación de la ciudadaní­a y los movimientos sociales.

Televisión Pública Municipal, televisión comunitaria.

Los intereses informativos de los grandes grupos comunicativos no se corresponden necesariamente con los intereses informativos de las comunidades. No todo lo que nos muestran las grandes cadenas de televisión es el reflejo de la realidad que se vive en las ciudades y en los barrios. Por eso una televisión pública municipal (en adelante, TPM) tiene la obligación de ocupar ese espacio y convertirse en una ventana abierta a su comunidad.

Con la TPM se construye y refleja la verdadera agenda ciudadana; al tener una mayor cercaní­a con la comunidad, hay un mayor grado de acierto en lo que la comunidad siente como de vital importancia en su dí­a a dí­a.

Se trata, también, de hacer posible la participación polí­tica, la construcción de ciudadaní­as y la narrativa de una identidad local. No somos partidarios de «dar a la gente lo que la gente quiere ver», sino de enseñar a ver TV y a pedir buenos contenidos, abriendo la posibilidad de la participación de las audiencias en la selección de contenidos e incluso en su realización (alfabetismo audiovisual).

Solamente con la potenciación de lo local estamos dando una oportunidad renovada para la democracia social y la participación general en los asuntos públicos.

Pero participar no es votar o llamar por teléfono, ni opinar ante un micro por la calle. De lo que se trata con la TPM es de facilitar que la ciudadaní­a tome parte de los asuntos públicos que le afectan directamente: proponiendo, controlando y debatiendo sobre temas propios de la ciudad. Se trata de poner en práctica una actitud permanente, es decir, de conformar una «esfera pública» donde intercambiar ideas, donde poner en primer plano el valor de las ideas.

En la TPM que proponemos, lo importante no es el medio en sí­, sino lo que la ciudadaní­a es capaz de hacer con el medio, ir «de la sala de televisión a la calle». La TPM tiene que asumir el papel de constituirse en una auténtica organización social con interés de trabajar por proyectos comunitarios.

Obligación de emisión.

La TPM emitirá inicialmente programas televisivos originales durante un mí­nimo de 4 horas diarias y 32 semanales, tal y como establece la legislación vigente. Dicha emisión cubrirá las franjas horarias comprendidas entre las 13 y las 16 horas y entre las 20 y las 23 horas.

Organización. Contenidos.

La TPM tiene que ser plural, independiente, conformada como un servicio público cuyo coste sea rentable socialmente.

El modelo comunitario que proponemos descansa sobre cuatro pilares básicos: la producción propia de carácter informativo y divulgativo; la renuncia al afán de lucro y lí­mites estrictos a la financiación por publicidad; un funcionamiento basado en la participación ciudadana; y la gestión compartida entre la institución municipal (el ayuntamiento) y el movimiento asociativo local.

Queremos una TPM que se dirige a una comunidad local con contenidos relativos a la experiencia cotidiana de la ciudadaní­a, a sus preocupaciones, a su patrimonio cultural, su memoria histórica, etc. con voluntad de incrementar la participación social de la comunidad.

La función de los contenidos de la TPM debe consistir también en fomentar la protección del medio ambiente, la lucha contra las desigualdades, el cuidado de la infancia y la juventud, el combate contra cualquier tipo de discriminación, etc.

Es necesario, para incrementar la cantidad y la calidad de los contenidos, intercambiar programas o noticias de forma cooperativa con otros canales locales, o bien la puesta en marcha de programas elaborados mancomunadamente, a modo de «televisión espejo» de cada realidad local. Además, se crearán alianzas con organizaciones no gubernamentales, cooperativas, proyectos de desarrollo, bibliotecas y centros de enseñanza públicos, con la Universidad Pablo de Olavide, etc.