Nuestras candidatas presentan el Programa de Igualdad con motivo del 8 de marzo

site de rencontres comme badoo IMAG0002Hace cien años se celebró por vez primera el Dí­a Internacional de la Mujer. Aquel 19 de marzo de 1911 mujeres y hombres comprometidos con la igualdad exigieron el derecho a votar y a ocupar cargos públicos, el derecho al trabajo y a la no discriminación laboral. Esta lucha histórica por la igualdad ha dado sus frutos: se han conquistado derechos y las mujeres se han incorporado masivamente al mercado de trabajo. Pero queda mucho camino por recorrer: los hombres siguen ocupando las posiciones de poder en la sociedad; la discriminación laboral de las mujeres es un hecho evidente que se manifiesta, por ejemplo, en la desigualdad salarial, en la precarización laboral y en la mayor incidencia del desempleo femenino; la violencia machista es una lacra social que amenaza con derribar los cimientos de una sociedad igualitaria.

http://bsjasionka.pl/?kraftovoepivo=szcz%C4%99%C5%9Bliwy-singiel&b77=2d A pesar de los avances obtenidos el modelo cultural dominante en nuestra sociedad sigue siendo patriarcal. Y la crisis económica y las medidas de ajuste adoptadas han acentuado aún más la desigualdad. Por ello este 8 de marzo tiene que ser un 8 de marzo de reivindicación y de denuncia ante el retroceso de las conquistas sociales. Es necesario un modelo de sociedad alternativo que no discrimine a las mujeres. Desde IU trabajamos por conseguir una sociedad igualitaria, inclusiva y justa. Ése es el objetivo, en general, de nuestro Programa de Gobierno y, más concretamente, de nuestro Programa de Gobierno en Igualdad entre Géneros, desarrollado en seis apartados: mujer y derechos polí­ticos; mujer y salud; mujer y empleo; mujer y servicios sociales; mujer y ciudad; mujer y medios de comunicación.

Avanzar por el camino de la igualdad exige una perspectiva integral y transversal, lo que se traduce en nuestro programa en un Plan de Igualdad de Oportunidades y en un Plan Integral contra la Violencia de Género. Integral porque exige la implicación de todas las Concejalí­as, para abordar todas las dimensiones de la desigualdad. Y transversal porque la igualdad debe ser un objetivo presente en todas las polí­ticas municipales. Por ello implantaremos la obligatoriedad de un informe de impacto de género, vinculante, con carácter previo a la puesta en marcha de cualquier polí­tica municipal. La Concejalí­a de la Igualdad tiene que ser el órgano encargado de promover y coordinar las polí­ticas transversales.

No queremos iniciativas que vendan sino medidas que sean eficaces, que respondan a las necesidades reales de las mujeres. Por ello nuestro programa busca favorecer la participación de las mujeres y, cómo no, de los hombres, en la elaboración tanto de las polí­ticas como del presupuesto municipal: es decir, presupuestos participativos, democracia paritaria en la composición de los consejos de participación y en los órganos institucionales y democracia directa con consejos de participación conformados exclusivamente por organizaciones sectoriales. A tal fin se promoverán mecanismos para fomentar el asociacionismo y la participación activa en los consejos sectoriales. Impulsaremos el Consejo Local de la Mujer, compuesto únicamente por organizaciones y asociaciones de mujeres, como órgano consultivo y de participación, con capacidad para proponer polí­ticas especí­ficas.

Reestructuraremos el Centro de Información a la Mujer para transformarlo en un órgano de asesoramiento integral, con profesionales que cubran todas las necesidades de información de las mujeres: desde asesoramiento jurí­dico y apoyo psicológico hasta temas de formación, tramitación de ayudas, fomento del empleo, etc. Hoy el empleo es quizás la principal preocupación en nuestro municipio. El desempleo, la precarización laboral y la discriminación en el empleo inciden especialmente en las mujeres. Por ello es necesario potenciar, dentro del marco de la economí­a social, el autoempleo femenino, apoyar la creación de cooperativas de mujeres, crear escuelas taller y empresas de inserción laboral para mujeres. Además pondremos en marcha escuelas infantiles de titularidad municipal de 0 a 3 años así­ como programas de conciliación y corresponsabilidad familiar para facilitar el acceso de las mujeres al mercado laboral. Es necesario también incluir la perspectiva de género en la contratación pública y en las condiciones para el acceso a subvenciones y ayudas públicas.

La desigualdad y discriminación que sufren las mujeres, producto de una cultura patriarcal, se evidencia en la violencia machista y ésta exige un abordaje integral actuando a todos los niveles: prevención, detección, protección y denuncia. Para ello, entre otras medidas, fomentaremos un modelo de educación no sexista que favorezca un cambio de patrón cultural dominante; crearemos una Casa de Acogida (al margen de la orden de protección) durante las 24 horas del dí­a como Dispositivo de Urgencia para mujeres ví­ctimas de malos tratos;  impulsaremos la personación del Ayuntamiento en causas relacionadas con malos tratos; y propiciaremos acuerdos con los medios de comunicación locales privados para conseguir romper estereotipos y proyectar una imagen de la mujer acorde con una sociedad igualitaria.

Lo expuesto hasta aquí­ es sólo un esbozo del programa de gobierno con el que nuestra fuerza polí­tica quiere encarar la desigualdad existente entre mujeres y hombres. Nuestro programa contempla otras medidas como: potenciar la ayuda a domicilio y la teleasistencia; servicios de proximidad y proyectos de interacción entre las mujeres como forma de autoayuda contra el aislamiento y la baja autoestima (fomentar espacios de encuentros, Banco del Tiempo»¦); impulsar la firma de un convenio con la Universidad Pablo de Olavide para la puesta en marcha de un programa de «acompañamiento por alojamiento» para personas mayores que vivan solas; programas de prevención de cáncer genital y mamario; modificación del baremo para la adjudicación de viviendas sociales y de protección oficial, para favorecer la integración social de las mujeres en riesgo de exclusión social; ayudas al alquiler para mujeres con dificultades sociales; promover servicios compartidos en los planes urbaní­sticos: comedor, guarderí­a, lavanderí­a, zonas comunes de recreo, lugares de encuentro»¦.