15 retos para la ciudad sostenible

En un contexto como el que estamos viviendo, es imprescindible el giro hacia un modelo de eco»“economí­a donde la generación de empleo »“clave para salir de la crisis-, no sólo no contribuya a deteriorar la calidad ambiental, sino que ayude a su conservación.

Nos encontramos inmersos en una crisis que nos obliga a replantear nuestro sistema económico, social y polí­tico. La ciudad es un espacio de deberes y derechos, de responsabilidades y acciones que configuran un espacio polí­tico de participación real. El reto es actuar, gobernar democráticamente los cambios y mejorar las ciudades para preservar el planeta. En un momento como este, de cambio global, los desafí­os no son solo institucionales; es la ciudadaní­a en su conjunto quien tiene que apostar por la sostenibilidad en la etapa que empieza en mayo de 2011.
Tenemos por delante cuatro años decisivos en el futuro de las ciudades y del planeta en su conjunto. Por eso, a la hora de elaborar propuestas, hay que estar a la altura de los tiempos y plantamos objetivos realistas pero ambiciosos para los próximos cuatro años.

En este sentido, desde Izquierda Unida asumimos la propuesta: «15 RETOS PARA LA CIUDAD SOSTENIBLE EN 2015, elaborada por ECODES para las elecciones municipales de 2011». Los 15 retos que planteamos no pueden ser entendidos ni implementados sin tener en cuenta los asuntos relativos a la convivencia en diversidad y a la profundización en democracia. Conseguir hacer de la ciudad un espacio de convivencia desde la diversidad y la diferencia supone construir una ciudad para todos y todas. Para eso, es necesario avanzar sustancialmente en una reducción de las desigualdades en los niveles de renta y en una distribución equitativa de la riqueza, comenzando por las siguientes medidas:

  • Definir el nivel de servicios y prestaciones mí­nimas con las que deberí­an contar las personas en riesgo de exclusión.
  • Desarrollar las polí­ticas de no discriminación, igualdad de trato y oportunidades.
  • Gestionar la diversidad potenciando la interacción comunitaria, la visibilidad y la cultura como valor añadido.
  • Desarrollar un sistema educativo más inclusivo y equitativo, en el que se reduzcan los niveles de fracaso y se compensen las desventajas.

La apuesta por la democracia participativa supone articular mecanismos que permitan a la ciudadaní­a soñar juntos la ciudad del futuro. Y para eso, es fundamental que la transparencia sea uno de los principios inspiradores de la organización y la práctica municipal. En este sentido, las tecnologí­as de la información deben facilitar la tarea, creando canales bidireccionales de diálogo entre la administración municipal y la ciudadaní­a.

Además, la web debe convertirse en el escaparate municipal en el que se puedan ver, desde la transparencia, documentos básicos como el presupuesto municipal, los informes de los órganos de control externo, etc. Y todo ello, de una manera sencilla y asequible para el conjunto de la ciudadaní­a.

RETO 1.- Conseguir que el 80% de la población tenga acceso, a menos de 300 metros, a los equipamientos públicos básicos (transporte público, centros educativos, recogida selectiva…).

RETO 2.- Implementar acciones de renovación urbana con el objetivo de favorecer el futuro de la ciudad consolidada:

a) Cada ciudad cuenta con un plan de rehabilitación energética de barrios.

b) 100% de la nueva normativa urbana y de planeamiento con un informe de impacto energético vinculante.

c) 100% de las nuevas infraestructuras y equipamientos con criterios de consumo de energí­a casi nulo y cero emisiones.

d) 10% de la superficie de la ciudad existente en 2015 bajo revisión de planeamiento para promover la rehabilitación en dichas zonas.

RETO 3. Reducir un 40% las emisiones de CO2 para 2015.

RETO 4.- Apostar por la eficiencia energética:

a) 100 % del alumbrado público ha sido sustituido por tecnologí­as de iluminación eficiente.

b) 100% de edificios han pasado una auditorí­a energética.

c) 40% de de instalaciones, calderas, equipos y motores que emiten CO2 o consuman combustibles fósiles han sido sustituidos por energí­as renovables y eficientes.

RETO 5.- Firmar acuerdos con empresas de servicios energéticos para impulsar las inversiones en eficiencia energética.

RETO 6.- Impulsar las energí­as renovables:

a) 80% de la electricidad consumida en la ciudad procede de fuentes renovables.

b) 80% de edificios municipales tienen instaladas fuentes de energí­as renovables y toda la energí­a suministrada procede de fuentes renovables.

RETO 7.- Desarrollar actuaciones para fomentar los desplazamientos en transporte público, a pie y en bicicleta.

a) Alcanzar como mí­nimo el 80% en movilidad en transporte público, peatonal y en bicicleta.

b) Multiplicar por 3 el número de usuarios habituales de bicicleta.

RETO 8.- Transformar el 70% de la superficie del centro de la ciudad con peatonalización blanda.

RETO 9.- Promocionar el uso de vehí­culos eléctricos hasta alcanzar, al menos, el 10%.

RETO 10.- Rehabilitar energéticamente el 10% del parque de vivienda en 2015 y el 50% de edificios públicos rehabilitados con el objetivo «cero emisiones».

RETO 11.- Obtener la certificación energética del 100% de edificios de nueva construcción, aplicando incentivos fiscales en función de la calificación.

RETO 12.- Favorecer la economí­a, la producción y el consumo de proximidad, el comercio, la distribución y el tejido comercial local.

a) Creación de al menos, una central de compras en la ciudad, de iniciativa pública, para que el pequeño comercio pueda acceder a precios interesantes.

b) Duplicar el porcentaje de productos locales en el mercado por rama de comercio.

RETO 13.- Introducir cláusulas sociales y criterios ambientales en el 100% de los pliegos de contratación de obras, servicios y compras.

Promover un aumento del 10% anual de las empresas radicadas en la ciudad que dispongan de certificación ambiental (EMAS, ISO…).

RETO 14.- Incrementar la eficiencia en el uso del agua:

a) 20% más de cantidad de agua reutilizada.

b) 100% de los edificios y viviendas con contadores de agua.

c) Reducir el consumo de agua doméstica a 100 litros máximo por habitante y dí­a.

RETO 15.- Reducir, reutilizar y reciclar: No más de 385 Kg por habitante y año.