Manifiesto: 80º Aniversario de la II República

logo-80-republica_cfEl 14 de abril se celebra el ochenta aniversario de la proclamación de la II República española, una forma de Estado democráticamente decidida por las  ciudadanas y los ciudadanos frente al sistema monárquico vigente hasta esas fechas.

Durante apenas cinco años, II la República pudo avanzar, no sin dificultades, en el diseño de un modelo de convivencia, de desarrollo y de democracia. Desde su inicio, los sectores más reaccionarios y de derechas de nuestra sociedad, intentaron acabar por diversos métodos con esta experiencia democrática, provocando asfixiamientos económicos, inestabilidad militar y violencia, al tiempo que se favorecí­a un clima de crispación polí­tica irrespirable.

A pesar de ello, mujeres y hombres supieron ir dando forma a sus sueños, a sus ideas de progreso y consolidando un régimen democrático y popular.

El 16 de febrero de 1936, el júbilo del pueblo cinco años antes, se habí­a convertido en unidad polí­tica, organizada de la clase trabajadora y los sectores democráticos y progresistas, conocida como el Frente Popular. El triunfo electoral del Frente Popular abrió definitivamente el camino hacia una verdadera República de trabajadores y trabajadoras, que separaba la Iglesia del Estado, reconocí­a el derecho de autodeterminación de los pueblos, la reforma agraria, una educación laica y gratuita y programas de alfabetización masiva. Los terratenientes y el capital financiero sólo pudieron responder con la sublevación militar fascista.

Después de 80 años, quienes suscribimos este MANIFIESTO REPUBLICANO seguimos considerando que la experiencia republicana, frustrada prematuramente, es un claro ejemplo de cómo la ciudadaní­a, el pueblo en definitiva, liderada por representantes de la soberaní­a popular libre y democráticamente elegidos, es capaz de avanzar  en la construcción de la sociedad.

La monarquí­a, sistema alternativo y en vigencia en España hoy en dí­a fruto de un Pacto Polí­tico tras la Dictadura franquista, es un modelo de organización del Estado superable, extraño y arcaico en la sociedad actual. La inmensa mayorí­a de los estados democráticos en el mundo tienen sistemas republicanos.

En este aniversario, además de apostar claramente por un estado republicano, democráticamente decidido en las urnas, RECLAMAMOS:

MEMORIA: queremos recordar, aunque sea por encima, algunas de las principales aportaciones y logros de aquel quinquenio republicano. Concretamente, consideramos que la conquista del voto o sufragio femenino supuso un avance sin precedentes para la IGUALDAD entre mujeres y hombres.

El artí­culo 34 de la Constitución, que en su segunda parte tení­a que decidirse sobre el sufragio femenino, fue debatido los dí­as 30 de septiembre y 1 de octubre de 1931. Clara Campoamor pidió que no se cometiera el error de dejar a la mujer al margen de la República y menos por el miedo a cuál fuese a ser su comportamiento electoral.

El artí­culo 34 quedó aprobado, aunque hubo intentos de anularlo mediante Disposiciones Adicionales Transitorias al texto constitucional, mediante una enmienda en la que pretendí­a que el voto femenino sólo fuese efectivo en las elecciones municipales y no en las legislativas. De nuevo, Clara Campoamor levantó su voz en contra de esta limitación. Esta vez la enmienda quedó desechada tan sólo por cuatro votos de diferencia (127 a favor y 131 en contra), pero el derecho al voto femenino era ya una realidad en España.

También queremos preservar del olvido la memoria colectiva, mediante la recuperación y divulgación de la memoria histórica, apoyando cuantas iniciativas se pongan en macha desde las instituciones y desde las asociaciones.

VERDAD y JUSTICIA:  porque son muchas las voces que reclaman la investigación de los actos de represión franquista y la reparación de los daños que sufrieron muchas mujeres y muchos hombres por el hecho de defender sus ideales republicanos, la legalidad constitucional votada por las españolas y los españoles el 9 de Diciembre de 1931.

Compartimos las palabras de de la estudiante Sara Bonmatti en el sentido de que «No aceptamos la amnesia como sucedáneo de la verdad» y las de su compañera de Ciencias Polí­ticas, Sara Porras, que mostró su rechazo a que los culpables de los crí­menes «permanezcan impunes, mientras que las ví­ctimas carecen de reparación en democracia».

En éste sentido, quienes suscribimos este Manifiesto, consideramos que se deben seguir dando pasos hacia el esclarecimiento total de los hechos y exigir responsabilidades y reposición de los daños, fí­sicos y morales, para con las victimas de la represión y sus familiares.

De manera muy concreta, rechazamos «el acoso y la persecución polí­tica» a que viene siendo sometido Baltasar Garzón por iniciar los procedimientos que permitieran esclarecer la verdad de lo ocurrido.

FUTURO: porque aspiramos a vivir en un marco de convivencia republicano y consideramos que es posible avanzar en esa dirección, confluyendo intereses polí­ticos legí­timos y conformando espacios organizativos republicanos.

Desde la modestia de nuestro movimiento nazareno, comprometemos esfuerzos para avanzar hacia una nueva República. Queremos llevar a cabo en el próximo mes de octubre una serie de actos que nos ayuden a reconocer nuestro pasado, pensar en modelos de futuro y favorecer un marco de encuentro entre todas aquellas ciudadanas y ciudadanos que nos podamos sentir republicanas y republicanos.