Nuestra posición sobre las Ordenanzas Fiscales municipales del 2012

ayuntamientoNuestro Grupo Municipal apoyó la modificación de las ordenanzas fiscales del año próximo, con excepción de las tasas de basura, el Impuesto de Actividades Económicas y las tasas por retirada de vehí­culos de la ví­a pública.

Intervención de nuestro portavoz, Manolo Lay, en el pleno celebrado el pasado 28 de octubre, explicativa de la posición de Izquierda Unida sobre las ordenanzas fiscales de 2012.

Aprobamos hoy unas Ordenanzas Fiscales en tiempos de plena crisis social. Eso significa que los márgenes de maniobra son estrechos. Por una parte, el Ayuntamiento tiene la obligación de intentar mantener los servicios públicos existentes, mejores o peores, y, a ser posible, dar cobertura a las necesidades de personas que, con el incremento espectacular del desempleo, han perdido capacidad económica y se encuentran, en muchos casos por primera vez, en el umbral de la pobreza. Por otra parte, el Ayuntamiento tiene que asumir la reducción drástica de ingresos que se vení­an produciendo en épocas de bonanza, fundamentalmente del sector de la construcción.

Conjugar lo uno y lo otro no es sencillo, porque de los ingresos que se deriven de las ordenanzas dependen, en buena parte, los Presupuestos Municipales del año próximo.

De los presupuestos ya hablaremos en su dí­a. En cuanto a las Ordenanzas Fiscales, el criterio que utiliza Izquierda Unida a la hora de analizarlos y/o realizar enmiendas y propuestas es el mismo que en años interiores. Queremos que se apliquen mecanismos de progresividad donde la Ley lo permita, para que quienes tengan más capacidad económica contribuyan con más recursos en favor de quienes tengan menos. Queremos que el «hecho medioambiental» sea parte esencial de la cuota tributaria de los contribuyentes. Y creemos que los impuestos y las tasas tienen un objetivo fundamental y, para nosotros, ideológico: que las polí­ticas públicas sirvan para ofrecer servicios públicos dignos para todas y todos.

Evidentemente, de cómo se encajen estos criterios con la situación de crisis social depende también nuestro voto.

Hay Ordenanzas que permanecen invariables en la propuesta del Gobierno local respecto de las aprobadas el año anterior. Sobre dos de ellas, nuestro Grupo Municipal ha presentado iniciativas para su modificación en la Comisión Económica que se reunió el pasado martes. Una, respecto del Impuesto sobre Actividades Económicas; la otra, sobre la Tasa de retirada e inmovilización de vehí­culos mal estacionados en la ví­a pública.

Respecto del IAE, nuestro grupo ha pedido que se incremente el coeficiente de situación a todas las categorí­as, excepto a la de menos ingresos, y que pasen nuevas calles de Categorí­a 2 pasen a Categorí­a 1. Desde el gobierno local se nos ha pedido tiempo para analizar la propuesta, y entendemos que cuando se haya estudiado convenientemente obtendremos una respuesta. En cuanto a la Tasa de retirada de vehí­culos, esperaremos una actualización de la misma para el año próximo. Suponemos que, al no ser modificaciones de impuestos y tasas, no se votará, pero si se votara, nos abstendrí­amos en estos dos casos y habrí­amos votado a favor del resto.

En cuanto a las Ordenanzas que varí­an, se nos ha aceptado la propuesta de modificación al Impuesto de Vehí­culos, consistente en el mantenimiento de cuota anual en los tramos 1, 2 y 3, e incrementar la cuota a aquellos vehí­culos de uso privado de los tramos más altos.

– Tramo de 16 a 19,99 CV -> 1,70 -> 152,34 €
– Tramo de 20 CV en adelante -> 2,00 -> 224,00 €

No es una propuesta con afán recaudatorio. Obedece a criterios medioambientales. De la misma forma que el uso de agrocarburantes debe ser bonificado (aunque puedan establecerse reservas sobre cómo el capitalismo depredador está utilizando los agrocarburantes como mecanismo de especulación con la agricultura), creemos que el consumo excesivo de combustibles fósiles de los vehí­culos de alta gama tiene que ser penalizado.

Por último, decir que también propusimos la congelación de las Tasas de Basura, excepto en los grandes establecimientos. Es una propuesta histórica de Izquierda Unida. El año pasado pusimos el siguiente ejemplo para explicarla: Esta modificación supondrí­a, por ejemplo, que una familia que viviera en Cantely pagarí­a de basura unos 21 € de media y una de La Motilla pagarí­a 105 euros, cuando ahora la media de ambos ronda los 60 € anuales.

En Alcalá de Guadaira, para el próximo año se ha realizado la regulación de una nueva cuota reducida en la tasa de basuras para las familias con menos ingresos, lo que posibilitará en estos casos que dichas familias compensen la subida del IBI que les corresponderí­a con la bajada de las tasas de basura.

Es la única objeción que ponemos a las tasas. Votaremos en contra de las de basura, pero compartirmos el resto. Nos alegramos también de que se haya tenido en cuenta otra petición histórica de nuestro grupo, como es el pago fraccionado del IBI. También compartimos el criterio general que se propone desde el Patronato de Deportes.

Para terminar, nos gustarí­a decir algo respecto de la inspección. El Ayuntamiento de Dos Hermanas está dejando de ingresar muchos miles de euros que podrí­a utilizar para dar los servicios municipales a los que está obligado. El otro dí­a, un vecino de Olivar de Quintos me envió una carta sobre este asunto. Os leo un extracto:

«En la urbanización en la que vivo hay unas tres mil viviendas de las cuales el noventa por cien de ellas ha construido como mí­nimo un trastero. Si calculamos que la media del costo de esos trasteros, grandes, pequeños y medianos es de treinta mil euros, estarí­amos hablando de una recaudación de CUATRO MILLONES CINCUENTA MIL EUROS (4.050.000 €).

Si continuamos en la misma urbanización y decimos que setenta por cien de los vecinos han construido una piscina y que el precio medio de la misma es de 10.000.000 euros, estamos hablando de UN MILLÓN CINCUENTA MIL EUROS (1.050.000 €).

Por no hacer cumplir el Gobierno municipal las ordenanzas fiscales ha dejado de ingresar la hacienda municipal SEIS MILLONES DE EUROS (6.000.000 €). Sin tener en cuenta los importes recaudados por las posibles sanciones que conlleva dicho incumplimiento».

Hacer que se cumplan las ordenanzas genera calidad de vida y al mismo tiempo ayuda a sustituir la falta de ingresos de la construcción. Insistimos: no es afán recaudatorio, es cumplir con una normativa cuyo principal objetivo es ofrecer, con esos ingresos, los mejores servicios a la ciudadaní­a posibles, sobre todo a las personas que tienen menos recursos.

Gracias.