Repasamos la situación de Ibarburu y Cerro Blanco

Izquierda Unida continúa repasando la situación de los barrios de Dos Hermanas con un nuevo recorrido por Ibarburu y Cerro Blanco, que tuvo lugar la mañana del pasado miércoles, 18 de enero.

IBARBURU CERRO BLANCOEn esta ocasión, los tres concejales, junto a militantes y vecinos de la zona, iniciaron el recorrido a las puertas del Palacio de Deportes (calle de Meñaca) y avanzaron por la calle de la Serrana y el Colegio Ibarburu hasta las «casitas sociales» del último tramo de la calle Manzanilla. Luego volvieron por Cerro Blanco, Cornicabra y Zorzaleña.

En dicho recorrido, se confirmaron las mismas impresiones de ocasiones anteriores (incluso «históricas») por las zonas con mayores dificultades socioeconómicas. En cuanto a dotaciones y equipamientos, sí­ se han producido algunas mejoras, como los arreglos de saneamiento, canalización, asfaltado y acerado de varias calles, o la ubicación de pequeños espacios de juegos infantiles.

Como conclusiones de la visita, lo primero que llama la atención es la división en dos zonas bien diferenciadas. Una de ellas, la más cercana al Velódromo, donde las calles mantienen el aspecto integrador que ofrece la mayor parte de la ciudad en su «apariencia urbana»: tiendas, limpieza, mobiliario urbano, etc.; sin embargo, conforme nos alejamos hacia el entorno del Colegio Ibarburu, el entorno cambia: desaparecen los acerados, aparecen las infraviviendas, los terrenos con escombros y basuras, contenedores quemados y, como Izquierda Unida viene anunciando desde hace muchos años, se advierte la presencia de niños y niñas en edad escolar (la visita a la zona se produce a las 12 del mediodí­a).

ARE-4 IBARBURUA nivel meramente urbaní­stico, también se pudo comprobar que el PGOU de Dos Hermanas aún no se ha desarrollado convenientemente en esta zona. Ni tan siquiera en las actuaciones de Reequipamiento previstas, cuyo objeto consiste en dotar a la barriada de un parque (ARE-4) que se considerarí­a como «Parque Urbano de la Zona Oeste», y la reserva de suelo para un pequeño equipamiento local (ARE-5). Según el PGOU, ambas actuaciones se llevarí­an a cabo mediante expropiación de los suelos.

En cuanto a las zonas que permanecen fuera del marco del PGOU, de tipo rústico, permitirí­an, con los cambios precisos, realizar una profunda actuación integradora de que, como Izquierda Unida viene demandando, facilitarí­a un cambio socioeconómico importante a medio plazo. Esta actuación, prolongada en el tiempo, es lo que venimos conociendo como Plan Integral, y poco tiene que ver con los diversos proyectos que actuamente lleva a cabo el actual gobierno local (aunque algunos de ellos podrí­an tener cabida).

En la situación actual, y con las escasas medidas que se están tomando, resulta inevitable mantener que sigue existiendo un gueto en determinadas calles de la Zona Sur.

Además, caber recordar aquí­, sólo a modo de ejemplo, dos ideas de Izquierda Unida para este sector de la ciudad:

1. Por una parte, y con independencia de las propuestas de actuación social sobre la población ya existente, nuestro Programa de Gobierno contiene diversas medidas favorecedoras de la inserción laboral, tanto en el campo de la agricultura (hay numerosas plantaciones agrí­colas para autoconsumo en los terrenos próximos a las viviendas), como de otro tipo (proyectos relacionados con la sostenibilidad, que podrí­an implantarse allí­).

2. Por otra parte, Izquierda Unida planteó también que, como medida de integración urbana, el crecimiento endógeno de la población de Dos Hermanas se propiciase en esa zona y no, como plantea exclusivamente el actual gobierno local, en Entrenúcleos.

P1030906