Por una Andalucía libre

Artículo 2. Territorio.”El territorio de Andalucía comprende el de los municipios de las provincias de Almería, Cádiz, Córdoba, Granada, Huelva, Jaén, Málaga y Sevilla.”

Así es, Andalucía se compone de ocho provincias, y no nueve como alguien desde Madrid ha dicho recientemente (véase Esperanza Aguirre); por eso queríamos empezar con este artículo del Estatuto de Autonomía de nuestra comunidad.

Bromas aparte, Andalucía es una gran nación que, junto con otras naciones, forman un país llamado España. Situada al sur, es la comunidad con más habitantes de España, concretamente somos 8.400.000 corazones los que cada día luchamos por y para buscar la LIBERTAD.

Pero, ¿qué se entiende por libertad? Hay quien entiende -o más bien desea- que Andalucía tenga una nacionalidad propia dentro de una UE más justa. Otras personas vemos en esa palabra el deseo de que, al menos aquí, andaluces y andaluzas tengamos la libertad de recibir una educación pública de verdad (en la que pueda estudiar desde el hijo del Sr. Botín hasta el hijo de un obrero); poder ir a un hospital público y que te atiendan con calidad, teniendo en cuenta que quien necesita atención no va por gusto o porque le apetezca, sino porque tiene problemas de salud (ya sea leve o más grave); que nuestras personas mayores tengan la jubilación que merecen, y que los políticos corruptos no estén campando a sus anchas por el que debería ser el Parlamento que represente al pueblo.

Aunque algunas cosas no se cumplen a rajatabla, aquí en nuestra Andalucía, podemos decir que es cierto. Y, por ser justos, también podemos decir que esta tierra ha mejorado desde el inicio de la “democracia” hasta nuestros días. Con el esfuerzo de nuestros abuelos y abuelas, madres y padres, hombres, mujeres, niñas y niños hemos conseguido sacar a Andalucía de la nada en la que se encontraba.

Pero solo hemos comenzado a andar, no podemos quedarnos parados, tenemos que seguir arrimando el hombro para que esta nuestra comunidad esté en el lugar que se merece…

Para eso, necesitamos dos cosas muy simples: LEVANTARNOS E IR A POR ESA LIBERTAD que nos permitirá que nuestros nietos y nietas puedan seguir disfrutando de esos derechos sociales que en tan poco tiempo estamos perdiendo.

No dejemos caer la rama de olivo de la libertad, de la paz y de la igualdad. Plantémosla y dará sus frutos.

Por un 28 de Febrero reivindicativo, salgamos a la calle.

Área de Juventud de Izquierda Unida Dos Hermanas