Referéndum y proceso constituyente

Eslahoradequeelpueblohable

La noticia de la abdicación del rey evidencia la situación de debilidad en la que se encuentra la monarquía actualmente. Nos hubiese gustado que, conscientes de este hecho, la abdicación se hubiese producido por la casa real al completo, dejando el cargo de jefe de estado en manos del electorado.

La Constitución de 1931 supuso una revolución en la época. Se elevaron a principios fundamentales la igualdad entre las personas, dando el voto a la mujer, legalizando el divorcio; se proclamó la laicidad del Estado, haciendo realmente efectiva la separación entre iglesia y Estado; llevó a cabo una defensa a ultranza de lo público. Izquierda Unida siempre ha creído en los principios fundamentales de la II República, que fueron arrebatados por el golpe de estado de 1936. Así mismo, pensamos que la jefatura de Estado debe ser una institución democrática, elegida por el pueblo, y no por derecho de sangre.

Desde Izquierda Unida pensamos que la monarquía es una institución obsoleta y antidemocrática, herencia del franquismo e impuesta por una Constitución que no fue votada por más de la mitad de la población actual. Por esto, desde nuestra organización ya se está exigiendo la apertura de un proceso en el que el pueblo decida en referéndum vinculante si quiere monarquía o república, algo que se ha pedido repetidas ocasiones, siendo la última el pasado 28 de junio de 2013.

Pincha aquí para ver el Boletín Oficial de las Cortes Generales de 28 de junio de 2013 (Págs. 5-6)